Don Quijote y la epidemia silente

Un amable representante de un laboratorio farmacéutico me ha dicho: “¿queréis que traigamos un experto para que hable del tema?”. No diré tema ni laboratorio, porque no viene al caso, pero seguro que nos ha visto descreídos. Le he dicho que de ninguna manera, que no queremos expertos.

En el fondo, es que con los años los expertos cada vez me parecen más peligrosos. Suelen ser gente de bien (no todos) que empiezan a estudiar sobre un tema y a base de leer y leer acaban por perder el norte y considerar que “lo suyo” es un problema muy importante para toda la humanidad. Se sienten en la necesidad de combatirlo, generalmente a cambio de dinero, pero otras veces sin él. Les digo a los residentes que es un caso semejante al que le sucedió al Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha (éste, con toda seguridad, sin cobrar).

Epidemia silente es uno de los términos preferidos por los expertos. Una epidemia que se cuela sin avisar produce mucha preocupación. Bien, pues lo he escrito en Google y aparecen 51.600 entradas en español, y habrá otro montón en inglés. Hacen referencia a la resistencia microbiana, osteoporosis, obesidad, tabaquismo, obesidad infantil, hipertensión arterial, deterioro cognitivo… e incluso cosas como el síndrome de excitación sexual permanente (este suena poco creíble, pero interesante ¿eh?, léalo aquí).

En fin, somos la generación más sana de la historia, pero gracias a los expertos sabemos que es de milagro, porque tocamos a un montón de enfermedades  por cabeza.

José Luis Quintana, médico de familia

don-quijote-

Anuncios

2 Responses to Don Quijote y la epidemia silente

  1. Los expertos,son peligrosísimos. Si nos “charlan” formalmente,estilo libre individual, la cosa tiene el agravante de la premeditación. Si están rejuntados en una “mesa redonda”, el agravante es “en cuadrilla”. Y como la cosa se nos presente como “Comité de expertos”, mal asunto, seguro que sospechosamente piensan lo mismo que el director gerente o el director de distrito.

  2. Jorge P dice:

    Buen artículo!
    El Dr. David Sackett, padre de la medicina basada en la evidencia, escribió sobre los peligros de los expertos el año 2000.
    He ahí el escaso valor que otorgan sus opiniones en los niveles de evidencia.

    http://tinyurl.com/o436w7

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: