A ver quién la tiene más larga

Paciente varón de 53 años aquejado de una lumbalgia de larga duración. Tras resonancia y electromiograma, el traumatólogo decide que es quirúrgico. Se le remite al “equipo” que se encarga de la cirugía de la columna del propio servicio de traumatología. El paciente es remitido preferente el día 29/09/09 y es citado el 22/03/10. Esto, después de que el enfermo y el servicio de atención al paciente intentasen una cita más temprana. El paciente está de baja que, por descontado, no le pidió al traumatólogo, como debía ser,sino a mí. Cuando vaya, no irá a operarse, sino a confirmar que lo debe hacer. Luego irá al anestesista y de ahí a la lista de espera quirúrgica…

– No culpo de nada al servicio ni al hospital concretos, que estoy seguro de que explicaciones buenas y justas tienen para este dislate.

– Lo de la lista de espera es un despelote, las estadísticas oficiales son las que son y la realidad, otra distinta.

– La lista de espera puede tener efectos beneficiosos para quien la tiene.

– En mi área había un solo hospital con una lista de espera mejorable, pero razonable. Ahora hay dos, con el resultado que cuento. Seguramente es ignorancia, pero no alcanzo a ver la rentabilidad de la descomunal inversión.

– Mientras los traumatólogos le ven, dentro de 6 meses, para encauzar la solución, yo tendré que darle papelitos todas las semanas y alguna cita de vez en cuando para preguntarle (como si, en vez de mi paciente, fuese mi primo): “¿qué tal está?”. Es probable que en estas circunstancias lleguemos al año de incapacidad temporal.

– Se dice mucho que los de primaria llenamos la consulta de los especialistas de tontunas (que será verdad) y muy poco de lo que sucede a la inversa: el montón de consultas de primaria originadas por la llamada lista de espera (que es verdad).

Los datos de la lista de espera son complejos (ya se sabe que la estadística es la parte de las matemáticas que está al servicio del estado). Sería muy interesante saber quién la tiene más larga.

José Luis Quintana, médico de familia.

6 respuestas a A ver quién la tiene más larga

  1. ¿Quién la tiene más larga?… pues depende como en la entrada anterior. En algunas CC.AA cuando se llega a cierto número de la lista de espera ya no se pueden programar más consultas y se pasa a una lista de espera para pasar a la lista de espera.
    Así se consigue que los números de la “lista de espera oficial” no canten demasiado ¿divertido verdad?.

  2. heraldio dice:

    Y si hacemos lo que nos dice el ministerio ¿cuál sería nuestra lista de espera?:

    “Guía de Buena Práctica clínica en Dislipemias”. 2ª Edición. Ministerio de Sanidad. OMC. Página 61:

    “Es muy difícil realizar un abordaje efectivo de los factores de riesgo cardiovascular en general y de la dislipemia en particular si no se dispone de un bloque de tiempo en concreto y prefijado en la agenda de los dos profesionales implicados: el médico y la enfermería. Para ello, la agenda de los dos profesionales se deberá estructurar de manera que se establezcan, al menos, dos bloques de tiempo diferenciados, de duración variable, a lo largo del tiempo diario dedicado a la asistencia en consulta. Uno de estos bloques deberá ser accesible al profesional para su gestión. Este bloque, con estructura similar para los dos profesionales, y denominado visita programada o consulta de crónicos o “bloques largos”, debe ser flexible en función de la carga asistencial que tenga cada cupo. Deberá contar con 30 a 90 minutos de duración, dividido en intervalos de 8 a 10 minutos, susceptibles de poder acumular dos o más, para disponer de antemano, del tiempo necesario para realizar las actividades y/o intervenciones recogidas en la guía.”

  3. Carlos B. dice:

    Se debería cuantificar la demanda que nos genera las listas de espera en el segundo nivel de especializada. Yo tengo claro que los que trabajamos en primaria ” la tenemos más larga”.
    Fenomenal post y blog.

  4. Fernando dice:

    O bién te llaman para intervenirte en un centro concertado del que no te fías.. y dices que prefiers esperar a que te “toque” en el hospital público donde te han visto para que te opere el servicio que te ha tratado… y te dicen.. pues empieza Vd. de cero..
    Eso ha pasado…

  5. Jose A Cortés dice:

    La Comunidad de Madrid hace unos 3-4 años decidió que no se regía por las condiciones de medida de las listas de espera que sí aceptaron el resto de comunidades autónomas. Gracias a esto, Madrid no se compara con nadie desde entonces. Por eso no sabemos cuan de larga la tiene. ¡Y eso que es una comunidad españolista que aboga por la unidad de la patria!.
    En cuanto a la Guia de Dislipemias, está claro que allí se refleja lo que dijeron los grupos de expertos, no el Ministerio de Sanidad. Los expertos son médicos en activo. Alguien será el responsable pero no el pobre funcionario ministerial o el político de turno.

  6. heraldio dice:

    Pues en la portada de la guía está el escudo de España y la leyenda “Ministerio de Sanidad y Consumo” y al ladito el logotipo de la Organización Médica colegial.
    ¿o eso no importa?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: