Morir de satisfacción

Acaba de publicarse la encuesta de satisfacción de los usuarios 2009 de la comunidad de Madrid.  Viendo los datos no le extraña a uno que estén las consultas llenas. ¡Hay que ver la satisfacción que produce ir al médico!, es posible que más que lo otro. Los datos son tan buenos que está uno tentado de decir que no responden a la realidad. Casi el 95 % de los pacientes atendidos en las consultas externas de atencion hospitalaria están satisfechos o muy satisfechos con la información sobre su enfermedad y las instrucciones para casa recibidas (atribuiré lo de mi consulta a fatalidad estadística). Casi el 90% recomendaría su médico de primaria a sus amigos (con amigos así… 😉 ). En cualquier caso, la consejería los da por buenos y… sí que parece razonable que marcan una tendencia. Así por ejemplo señalan que el punto débil siguen siendo los servicios de urgencias en una comunidad que ha abierto en pocos años 8 nuevos hospitales con sus correspondientes urgencias. Da que pensar -a los que piensan, a otros nada- no parece que venga de aquí la solución.

Respecto de primaria, podemos decir que presta un servicio apreciado y razonablemente bueno (en este contexto de autosatisfacción casi onanista que respira no sólo nuestra comunidad, sino todo el Servicio Nacional de Salud) aunque desde el año pasado hemos bajado una pizca.

La comunidad de Madrid tiene el honor de ser una de las que menos invierte por habitante en atención primaria, donde  se atienden unos 50 millones de consultas al año.

En la, por muchos admirada, organización de la empresa privada, si un departamento atiende ese volumen de clientes, a uno de los costes más bajos de España y con una satisfacción del cliente como la que contamos, se le nombra empleado del mes, se le pregunta qué necesitan y se busca como incentivarlos.

Aquí, se procede al derribo de la antigua estructura de gestión, se le aparta del diseño de la nueva, se le ningunea, se cesa al discrepante, se imponen a todo un nivel asistencial soluciones no deseadas y se le reduce el presupuesto. Por descontado, todo EFQM.

Seguramente estaremos equivocados, porque para esos unos son jefes y otros solo atendemos enfermos.

José Luis Quintana, médico de familia.

P.D.: Esto no quiere ser  en absoluto una defensa  de los actuales gestores de las áreas sanitarias como colectivo.

Anuncios

One Response to Morir de satisfacción

  1. FernandoG dice:

    Hay tres tipos de mentiras… las grandes, las pequeñas y las estadísticas..
    Y en esto las administraciones son expertas.
    Y dando por hecho que los usuarios están globalmente satisfechos.. y curiosamente a veces valoran más, los que le salvan la vida en una intervención (es para ello), que al médico que se preocupa diáriamente por su salud, la de sus hijos, su situación familiar longitudinal.. en el fondo nos quieren.
    El caso es que este tipo de encuestas, yo al menos no las necesito.. lo veo diáriamente con mis pacientes.
    El caso es que no hacen encuestas de satisfación de los trabajadores con nuestras mandamases.. y el caso es que tampoco es necesario tirar el dinero.. Saben perfectamente lo que pensamos de ellos, y les daría lo mismo el resultado, porque no tienen intención de cambiar..
    Los únicos que salen ganando con estas encuestas son las empresas de encuestas que se llevan jugosos contratos para sacar unos resultados, que si es preciso se maquillan para que gusten a quién los paga..
    Asi es la vida..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: