Retrato de una relación enferma

Publica el interesantísimo blog Pharmacritixs (por una medicina ética y transparente) una carta de un ex empleado de Glaxo en el que relata las maniobras de los laboratorios para la compra de “voluntades médicas”.

Copio a continuación la carta tomada del blog:

“He dedicado toda mi vida profesional a trabajar para GlaxoSmithKline y he terminado “asqueado” de los medios que utilizan para vender sus cartera de productos y de la hipocresía de sus discursos. Esta empresa tiene una doble moral, me imagino que como otras. Los tiempos han cambiado mucho, y ahora se han vestido de túnicas blancas para esconder de cara a la sociedad los mismos métodos que siempre han utilizado, la mentira, la manipulación y el soborno. 

Hace años, todo era “muy descarado”, ahora estos mismos hechos se disfrazan con facturas falsas, todo amañado como de si reuniones científicas se tratara, “tenemos que tener las espaldas cubiertas”, eran frases frecuentes del Jefe de Zona.

Recuerdo los años dónde se le daba dinero contante y sonante a los médicos porque recetaran, en el 2010, no ha cambiado tanto la cosa, se cumple el dicho de que “hecha la ley, hecha la trampa”.

Con el fin de realizar estudios científicos, GSK ha regalado a muchos médicos sin escrúpulos, ordenadores portátiles de última generación, algo realmente atractivo para profesionales que además dicen estar “quemados por la administración”, algunos de ellos ahora ostentan cargos administrativos importantes y en su dia, fueron médicos comprados.

Todavía recuerdo aquella sesión plenaria dónde Rodrigo Becker, presidente de GSK, se dirigía a mas de 1000 empleados y hablaba de “tolerancia cero” frente a actos no contemplados en el código ético. Pero luego, hay que enfrentarse a la presión incesante de cubrir los presupuestos de ventas de cada producto. Lo importante es conseguir vender, entre otras cosas, porque si no lo haces, tu puesto de trabajo está seriamente comprometido, y claro, todos tenemos una familia, una hipoteca y necesitamos esos jugosos incentivos para llegar a final de mes. En definitiva, busca la manera de que todo parezca legal, y si no se te ocurre nada, para eso están tus jefes que te darán las pistas de cómo hacer las cosas sin que te pillen y que todo parezca legal.

Cada año recibía mas de 20.000 euros para gastar, eso sin contar aquellas acciones que venían directamente del departamento de marketing, que podían alcanzar los 10000 euros, en definitiva, casi 30000 euros para “invertir” en los médicos de mi zona y conseguir que Seretide, Bonviva, Avidart etc, alcanzasen la cifra de ventas asignada para cada “vendedor”, porque así es cómo nos llaman en la empresa, eso de “delegado científico”, es una etiqueta de cara a la galería, “somos vendedores”, igual que el que vende planchas por los comercios, pero con la diferencia de que quién paga la factura es el estado, osea, todos nosotros.

Cuando habían transcurrido algunos meses y no se gastaba lo suficiente, te daban un tirón de orejas, el dinero había que gastarlo como sea, siempre ha estado muy mal visto, ser el que menos gastaba de tu zona. A veces había que salir a la calle desesperadamente a buscar médicos que dejaran comprar su voluntad.

¿ Como hacerlo y justificarlo legalmente ? Hay muchas formas. La Ley dice que sólo se puede gastar en “formación para los médicos”, no hay ningún problema, se gasta en formación.

Podemos regalar libros médicos. Si le compro al médico sobornado, los libros de arquitectura que necesita su hijo para la universidad y en la librería me hacen una factura de un “Harrison”, todo se convierte en legal ¿ verdad ?

Si un restaurante amigo me hace una factura de 400 euros como importe de una comida de trabajo con médicos, y GSK me la abona y con este dinero le compro al médico una bicicleta de montaña, todo se convierte en legal ¿no?

Si compro un talonario de “bancohotel” para asistir a un Congreso Médico y el galeno se va con quién el quiera a un balneario a relajarse, todo legal ¿no?

Si le pago a un médico unos honorarios por una conferencia que supuestamente ha dado a sus compañeros del centro de salud, todo legal ¿no?, incluso de cara a hacienda, con su retención de irpf y todo.

Podía relatar muchas mas cosas, pero ustedes creo que ya me entienden, hecha la ley, hecha la trampa.

Quiero romper una lanza en favor de la clase médica decente, pues afortunadamente, la mayoría son auténticos profesionales y no entran en este juego, pero comprendo que a veces es dificil resistirse a que te pongan a diario una bandeja de carmelos y no cojer uno.

No digamos nada de la información que a diario se le proporciona a la clase médica. En nuestra reuniones se analizaban minuciosamente los estudios clínicos, había muchos que nos negabamos a entregar porque dejaban en entredicho la eficacia y seguridad de los fármacos. Aún recuerdo el caso “Avandia”, teníamos la sensación de vender “humo”, y el tiempo ha puesto el producto en su sitio, es sabido por los medios de comunicación, que Glaxo ocultó información vital sobre la seguridad del producto.

GlaxoSmithKline fué uno de los impulsores de la puesta en práctica del código ético. No tuvo mas remedio después del escándalo que surgió en Italia en 2004, dónde se le acusó de sobornar a mas de 4000 médicos. Saltaron las alarmas, pues lo que se hacía en Italia, se hacía igualmente en España, había que cortar por lo sano, pero lo que ocurre es con con las manos vacías es muy dificil “vender”, gastemos el dinero de manera que todo parezca ético.

Al margen de esto, GSK, empresa que quiere ser modelo de austeridad y estar limpia de cualquier sospecha, salta cada día a la palestra por hechos muy graves. Reciéntemente en los medios de comunicación se informaba de los lazos financieros que unían a algunos expertos de la OMS con esta multinacional que facturó millones de libras con la vacuna de la gripe A.

En las semanas pasadas pagó mas de 700 millones de dólares de multa por fabricar medicamentos adulterados. Son también varios los casos dónde se le ha relacionado con experimentos y muertes en niños por poner en marcha estudios clinicos con vacunas infantiles. Tan sólo basta con hacer una simple búsqueda en google y nos enteraríamos de la misa la mitad.

El visitador médico es una “victima” de esta maquinaria tan poderosa. Son padres y madres de familia que tienen que comer, la gran mayoría de ellos licenciados en farmacia, química, biología etc, que la única salida laboral a su carrera universitaria que han tenido ha sido esta, que por otro lado suele estar muy bien pagada. Pocos pensarían cuando se preparaban los difíciles exámenes de su licenciatura, que terminarían siendo meros papagayos, repitiendo dia a dia un guión diseñado milímetro a milímetro para conseguir que el médico prescriba sus productos, pero una vez que se entra, es dificil salir, pues te quedas descolgado de tu verdadera profesión y no encuentras otro camino, a pesar de que tu psiquis termine machacado por tanta presión, por tanta amenaza.

Espero que os resulte interesante esta reflexión para vuestro blog…”

Todos sabemos cual es la relación de la industria  con los médicos: una relación enferma por estar completamente repleta de intereses económicos. La mayor parte de los nuevos fármacos que se autorizan, financian y venden en las farmacias no sirven para casi nada nuevo pero… entran a toda velocidad en el mercado porque se fichan “expertos” (líderes de opinión creo que los llaman) a golpe de charlas bien remuneradas -muchas veces con las diapositivas que el propio laboratorio les prepara- y se ganan voluntades de “no expertos” llenándoles el estómago en buenos restaurantes o la casa con los más variopintos artilugios.

La industria financia la formación de los profesionales, sufraga congresos, sostiene a las sociedades científicas (unas más y otras menos😉 ), medios de comunicación, asociaciones de pacientes… infiltra pues a todos los “actores” del hecho de prescribir. Dejaremos para otra ocasión su comportamiento en las oficinas de farmacia.

Es probable que estemos obligados a convivir con la industria (BMJ en una metáfora brillante lo describe como “bailar con puercoespines“) pero urge redefinir el contexto en el que nos relacionamos porque el actual tiene un olor muy desagradable. Lo triste es que muchos médicos entran al juego pero se creen inmunes a la contaminación de su prescripción.

José Luis Quintana, médico de familia.

7 respuestas a Retrato de una relación enferma

  1. […] en el blog ATensión Primaria la última entrada de José Luis Quintana, Retrato de una relación enferma, que recoge la carta leída en Farmacriticxs, Carta de un delegado de GSK recién jubilado. Os […]

  2. Jesus dice:

    Sin contradecir al escritor de dicha carta. Comentar que conozco el entorno sanitario. Y que generalizar asi de la industria me parece algo feo y grave ya que el conocia su compañia, y si hace esto por despecho, es criticable, ¿No?.
    Si te puedo decir que si antes habia 4,5,6,7,.. delegados al dia en cada consulta a dia de hoy vienen 1 o 2.
    Pero me gustaria reflexionar sobre las “productividades” ingentes (4000 – 9000 euros) anuales que se gasta nuestro sistema sanitario en algunas comunidades en cada uno de los medicos (cuantos seremos), por derivar “bien”, por usar los farmacos “correctamente”, etc. Es que hay que pagar a un profesional por hacer lo que debe de hacer o los estan “tarugeando” en las nominas para hacer una mala praxis. No voy a poner ejemplos pero conozco muchos, muchos de que por ganar esos incentivos (El MEDICO) hacen lo que sea, desde introducir datos al azar (¿si me pagan por tener a los diabeticos por debajo de 7 habra muchos en mi cupo en 7,1hbc?), retirar tratamientos de hta (y el padre de mi amigo Antonio otra vez al hospital en 22-16), medicos que salen llorando de las entrevistas con los farmaceuticos de AP porque estan desviados en el gasto farmaceutico, en bajas, en derivaciones, etc,¿cuando esten en su consulta que van a hacer?, y los omeprazoles que se estan vendiendo como churros por los Indicadores de “Calidad”, etc, para escribir un libro con lo que esta pasando.
    Claro como se ingresa en nomina, y no en una agencia parece más etico.
    Y la moda ahora del SAS de pagar los congresos a los medicos, incluso con el Kilometrage, que se lo paguen ellos.
    Por que la administracion publica con el dinero de todos, utiliza las mismas artes que la IF, y solo sale a la prensa lo que hacen los de la IF.

    • José Luis Quintana dice:

      Hola Jesús. Dices tantas cosas que no sé si podré responder a todas.
      Es evidente que en esta vida nada es 100% bueno ni malo. Todo tiene sus matices. Es claro que la relación descrita por el ex-empleado de Glaxo no es la del 100% de las situaciones pero tampoco es una cosa tan rara. La relación de unas empresas que tienen como objetivo final los beneficios económicos y un complejo entramado sanitario que debería servir a los intereses de los enfermos y de la sociedad en general es muy compleja. Las más prestigiosas revistas lo abordan de vez en cuando y alguna vez llegan a los medios de información general.
      No me importaría, pero no he visto en mi vida unos incentivos de 9000 euros, ni de la mitad (los habrá pero no sé dónde)por una determinada forma de recetar, y tampoco he visto retirar tratamientos de HTA para conseguirlos (esto es un delito y seguro que hay delincuentes entre los médicos… pero eso es otra cosa que aquí no viene al caso). Es cierto que los incentivos no son inocuos pero no encuentro inconveniente en que se den siempre y cuando se puedan explicar en público: los doy para incentivar la calidad, los doy para incentivar la eficiencia… No todos los médicos somos iguales… los hay mejores (y no tengo problema en que cobren más) y peores. El asunto es que sea público (en el caso de Sistema Nacional de Salud)y razonable por lo que se cobre.
      A mí personalmente no me gusta nada el actual sistema de “congresos” de los médicos. Son muy caros, inasequibles para nuestros salarios. Se parte de la idea de que los paga la industria o de que no vas casi nunca. Tampoco le veo problemas a que con la transparencia debida la empresa te los pague (se supone que son formativos ¿no?). Porque como están ahora o entras al juego de la industria o no vas
      Otro tema interesante es el de los ensayos clínicos… pero ese es otro tema para otro día.
      En cualquier caso gracias por leernos y participar

      • andastur dice:

        He sido un profesional de la industria farmacéutica durante 22 años, como delegado y como gerente de área, y creo que la carta del ex- GSK es la de una persona dolida que ve que se le ha acabado la calidad de vida que que ha ostentado durante x años.
        No le quito parte de razón en su contenido, porque me consta que es evidente en gran parte, pero no quita que caiga en generalizaciones excesivas, debido en gran parte al tipo de profesional que durante los años de expansión de la industria se contrataron; muchos con formación de muy baja calidad, que por ser jóvenes, más o menos bien parecido/as y dispuesto/as, te ponían con 24.000 euros + premios, coche, portátil, móvil de empresa, dietas, viajes,…, y 15-18.000 euros para invertir en clientes/amigos. Algo que muchos licenciados tardan muchos años en conseguir.Que no me digan que no eran empleos de calidad!
        He sido testigo de momentos “gloriosos” de estos personajes en bares y restaurantes, contando sus aventuras y cómo le receta fulanito desde que le llevó a esquiar, o lo bien que se lleva con menganito desde que le compró el portátil, y la juerga que se corrió con zutanito en el Congreso de…! Este tipo de profesionales, es el que maleó esta relación con el médico; y no le quito la parte de culpa que la industria, por medio de sus “ejecutivos asalariados” podía permitir en aras de conseguir los objetivos. Un asalariado, sea del tipo que sea, se le valora por sus resultados, aunque seamos considerados profesionalmente como “agentes de propaganda”, de ahí que nuestras indemnizaciones hayan sido siempre al mínimo de 45 días por año trabajado, como improcedentes, porque no somos responsables de nuestras ventas; nuestra misión es salir a trabajar cumpliendo el plan promocional de la empresa.
        Esas encuestas, comidas falsas, charlas y demás cosas que seguramente tuvo que hacer nuestro ex-colega (le trato de ex porque supongo que después de su manifestación está claro que no piensa volver a trabajar en la visita médica), es muy probable que esas “acciones” le proporcionaran en su día, aparte de las prebendas de su puesto de trabajo, suculentos incentivos con Augmentine, Seroxat o los productos que tuviera en promoción. A lo mejor en aquella época creía que estaba extendiendo la salud por el mundo.
        Ni todos los médicos son “tarugos”, ni toda la industria soborna. Otra cosa es que sus ejecutivos (marketing,dirección de ventas, gerentes, delegados,…, tengan que conseguir unas cifras de rentabilidad mayores o menores, y que, en aras de la defensa de su puesto de trabajo, traguen con “malear” a sus clientes a ver si mejoran sus resultados.
        La categoría profesional del delegado es la que marca la diferencia, y en mi experiencia, tanto como delegado como gerente, he sido testigo de procesos de venta y de relaciones profesionales basadas en la honradez y la integridad, por ambos lados, y cuando esto se produce, el delegado tiene muchos “clientes” con los que no necesita implicarse en “cosas turbias”, porque le basta con invitarles a un café, o con darles una libreta.
        Si un delegado, que ve peligrar su puesto de trabajo, decide arreglar sus ventas regalando jamones a sus clientes, no es que el laboratorio TAL regale jamones a los médicos, y si un delegado se va de “pilinguis” con un cliente, no es que el laboratorio fomente el “puterío”.
        Lo más triste, es la cantidad de casos de delegados “necesitados” que se han jugado bazas importantes, e incluso personales, con supuestos “clientes fieles” que lo único que hicieron fue hundirles más. Siempre hay alguien dispuesto a aprovecharse del necesitado!
        En cuanto a la información transmitida por los laboratorios (casos puntuales como el de Avandia aparte), ya quisiera que hubiera el mismo control de información en el resto de productos que consumimos diariamente: la calidad del agua que te bebes, la comida que comes, el coche que conduces, los neumáticos que usa, la copa que te tomas,…
        Desde que existe internet, la información de cualquier medicamento está al alcance de todos, los que se molesten en enterarse. Aparte de los Orgenismos encargados de controlarlo en América, Europa, España, la comunidad,… Aquí también es importante que el médico sepa filtrar y comprobar la información que se le suministra, y en el caso de Avandia, los médicos enterados ya sabían de los posibles problemas cardiovasculares que producía, y aún hoy en día la mayoría reconocen que no tenían ningún problema con el fármaco. Te podría contar la cantidad de casos a los que la Aspirina les mandó a la tumba, pero también podría hablarte de montones que se salvaron gracias a ella.

        En cuanto al tema de los Congresos, cursos, libros. Qué sería de los médicos si no fuera por la industria. Pero, quién organiza los congresos? Los médicos o asociaciones médicas que saben que la industria va a poner el huevo, y algo les queda a los organizadores. No digamos de los curos de Formación que financia para ayudar a desarrollar la carrera profesional, o la de libros financiados a los médicos. Ves, esto también se hace cuando sabes cómo y a quién hacerlo, pero en muchos caso es más cómodo darle un dinero a un cliente para que “te ponga a funcionar esto”. Con varios así, lo tienes hecho. el resto, a comer.
        En mi vida me he ido con ningún médico de spa, ni al golf, ni de pilinguis, ni nunca lo he necesitado, ni nunca me lo han pedido mis clientes. Y conozco muchos profesionales que han desempeñado su trabajo sin tener que hacer cosas raras, y muchos médicos que han recetado mis productos sin nunca pedirme exquisitices. Pero cada uno marca su estilo, y es injusto generalizar a la industria, a los profesionales, y a los médicos.

        Lo siento, creo que m eha quedado un poco largo.

      • José Luis Quintana dice:

        La verdad es que corto no ha quedado;-)

        Pero… me parece muy interesante que haya otro tipo de versiones y visiones de lo que pasa, gracias

  3. Nikita dice:

    A mí también me parece bien que cada uno cuente la película ´como la ha vivido, pero lo que queda claro de ambas exposiciones es que lo que cuenta el ex-empleado de GSK no es rara avis, pues defendiendo la posición opuesta Andastur reconoce admitir que todo este tipo de prácticas irregulares son frecuentes, pese a que él diga no compartirlas.

    Yo cuestiono la profesión de visitador médico por la incoherencia entre su esencia teórico y su verdadero desempeño. Informar técnicamente no es vender y menos se puede medir la calidad de este trabajo con ventas. Independientemente de ello, me parece que utilizar cualquier recursos para presionar a un funcionario médico para que recete cierta especialidad es un ilícito penal, incluso pagarle un congreso. Dicha postura es defendida por el TS en una sentencia en la que condena a un administrador de laboratorio, al visitador y a un médico por cohecho, entre otras, por financiar congresos y hacer “fichas” con el objetivo de vender más. Este tipo de concebir la visita médica no es ninguna excepción

    Desde luego, la utilización de otro tipo de recursos (ordenadores, facturas falsas de comidas, golf, pilinguis… no podemos decir que sea 100% pero tampoco es una rara excepción. Cualquier profesional del sector sabe que esto sigue en voga, pese a que existan códigos éticos. Mientras se admitan cursos de comidas y cursos, cumplir con el código ético no es incompatible con el tarugueo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: