Empoderados, emparedados y empapelados

Casi 300 directores de centro tiene Madrid

 

Tras 4 años de anunciar el nuevo modelo de primaria en la Comunidad de Madrid, ya lo tenemos aquí. Me imagino que sus principales impulsores lamentarán no estar ya en la Consejería para poder comprobar el resultado de sus decisiones.

Es de agradecer que, en la reforma, se haya optado por la figura de un único responsable del centro. Se llevaba solicitando mucho tiempo el fortalecimiento de la figura del coordinador, al que, por ejemplo, en la difunta área 9 ya se le llamaba director, intentando reforzar su papel. Desde ese punto de vista, creo que se acierta.

Lo que ocurre es que, para este acierto, no hacía falta derribar todo el edificio. En vez de reformar paulatinamente las cosas -es cierto que a veces la reformas paulatinas en la administración se vuelve eternas- se optó por la demolición. Todo el trabajo que hacían las antiguas gerencias (básicamente traducir a un lenguaje “comestible” las instrucciones de los altos cargos) ahora ha desaparecido. El director se ve así convertido en una especie de rompeolas de los centros de salud. Todos los directivos convertidos a la fe del nuevo modelo, generan documentos y piden información a “troche y moche“. Y todo va a parar, sin protección ninguna, al director del centro. Consecuencia de esto:

  • Uno, que es director de mi centro, abre el correo electrónico y le dan ganas de llorar. Puede recibir 15 ó 20 correos de distintas instancias con información o solicitudes. Docencia, planificación, informática… todo al buzón del director. El primer día casi la palmo. A los 2o días uno empieza a pasar, porque está desbordado… mala cosa.
  • Se puede recibir un correo con un archivo adjunto que, en formato zip, “pesa” 12 megas de documentos “para leer”. A llorar. Se seca uno las lágrimas, comprende que no tiene más que una vida y se lee los títulos de los 14 archivos, a ver si alguno es el bueno… nada… a pasar…. mala cosa.
  • Le pueden pedir a uno, en 72 horas, que mande el cierre del contrato programa. Se le dan otros pocos megas para leer y otros para escribir. Ni Lope de Vega haría tal cosa.
  • Le dicen al director que le miden por e-SOAP , que todos sabemos que no sirve, porque ¿de qué te vale que te digan que lo haces bien o mal, si ni lo puedes comprobar, ni puede uno mejorar? Te dicen que vas mal y te llevas un sofocón, cuando comprendes que no puedes hacer mucho, te relajas y… mala cosa.

En fin, que en la nueva estructura el director de centro es una figura relevante… bienvenida sea la idea. Lo que ocurre es que, desaparecidas las gerencias, para hacer frente a la responsabilidad y la carga de trabajo -se han fusionado centros, muchos tiene más de 50 trabajadores y alguno más de 100- hacen falta recursos y herramientas. El permanente estado de anemia presupuestaria en que vive la atención primaria (la de toda España y en Madrid un poco más) hace que los proyectos siempre fracasen por lo mismo . Se quieren casi gratis. Se han ofrecido unas compensaciones mínimas y la buena voluntad se acaba.

Si lo que se pretendía era hacer atractivo el cargo… nos hemos pegado un tiro en el pie. A esto hay que añadir que se le llama gestión a cualquier cosa: si no gestiono ni personal, ni recursos económicos, gestiono sólo problemas…

O se le echa mano a los problemas o, en mi opinión, vamos al desinterés, la desgana y la molicie. Esta es una empresa de grandes inercias y, una vez iniciada la tendencia, es muy difícil corregir el rumbo.

José Luis Quintana, médico de familia.

12 respuestas a Empoderados, emparedados y empapelados

  1. Paco dice:

    Genial post. Yo añadiria ¿es creible la intención de descentralizar y dar poder al Director del Centro? o¿ vamos a un sistema con mas mandos intermedios porque la organización no se va a fiar del Director?
    El transcurrir del tiempo nos lo dirá
    saludos
    Paco

    • José Luis Quintana dice:

      Si el problema, Paco, es que los que diseñan la reforma no saben ni cual, ni cuanto, es el trabajo de un director que de verdad quiera asumir lo que ellos dicen que debe hacer. Todo pasa por él.
      Me temo que a estas alturas no sabemos donde queremos terminar.
      Muchas gracias.

  2. Rafael Bravo dice:

    Dura la vida del capataz de atención primaria

  3. Santiago Álvarez dice:

    Gracias Jose Luis, por contarlo tan clarito.

  4. Estamos de acuerdo. Otra oportunidad perdida por lo mismo, por no hablar. Con que hubieran tenido en cuenta la opinión de uno solo de esos 250 coordinadores se hubieran dado cuenta de que el proyecto fallaba.
    En el País Vaco el director de centro está liberado un dia con suplente.
    Aquí jugamos a ser directores de la señorita Pepis, con una primaria que no soporta más peso.

    Lo increible es que sigamos soportando tanta estulticia sin decir esta boca es mia.

    Los problemas son ya de calado. Un pediatra con 1600 niños y presiones de 50 al dia pone en riesgo la seguridad del paciente. En la Comunidad de Madrid hay cifras tercer mundistas que el proyecto de área única no previó. Los EAP sobrecargados se aguantan. NO hay medidas compensatorias que valgan. Así se rompe el principio de justicia y de equidad. Y lo peor de todo, se pone en riesgo la salud de niños y adultos. Un pediatra con 1600 niños y presión de 50 de media, o un médico de familia con 2000 y 50 de media ponen en riesgo la atención. Y la consejería lo sigue sin ver.

    Emparedados.

  5. Mariela Morell dice:

    Y se te ha olvidado decir que todo esto se hace SIN dejar la actividad asistencial, con una “miajilla” de liberación de 16 días al año (ni 2 días al mes), con múltiples interrupciones en consulta por que TODO ha de pasar por el director.
    Eso sí, queda muy chulo lo de empoderar…
    .. Mi opinión, está clara, ya la sabes…

  6. José Luis Quintana dice:

    Por eso vamos como vamos… pero… sube la marea del malestar

  7. rafabravo dice:

    ¿ sabéis conjugar el verbo dimisión? o un buen capataz nunca hace eso

    • José Luis Quintana dice:

      Siempre he sido contrario a presentar la dimisión. Creo que en el fondo, los antiguos coordinadores eran la última empalizada antes de que lo peor de la “empresa” entre de lleno en los centros, pero ahora, de director, ya he escrito que empiezo a sentirme “cómplice de primaricidio” y eso saldrá a flote y vos, Dr. Bravo, lo veréis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: