De urgencias

En nuestro centro, tenemos por costumbre que, cuando las consultas están llenas y algún paciente dice que no puede esperar a citarse con su médico -no le llamamos nunca urgencia, porque en primaria prácticamente no existen- se le valora en la consulta que ese día está designada a tal efecto.

Hace menos de una semana atendí a una mujer de 48 años, sana, que no podía esperar. Contaba dolor faríngeo y disfonía; preguntada por la fiebre, me dijo que unas décimas el día anterior. Su médico tenía hueco en la agenda al día siguiente, pero no para ese mismo día. Le dije que no comprendía el motivo por el que no podía esperar, que podía ser atendida al día siguiente, pero que iba a hacer que la viera su médico en ese mismo día, cuando tuviese un poco de tiempo.  Se le dio cita para ese día, vamos, para un rato después, pero al ser llamada para atenderla no estaba. Hoy he contestado su reclamación en la que comenta que tenía que marcharse al trabajo y no podía esperar.

¿Cómo queremos poner orden y racionalidad en un sistema en el que un paciente, que sabe que no tiene ningún problema, ni siquiera mediano (de hecho se marchaba a trabajar) y que alega que no puede esperar, es atendido sin cita en ese día, pasando por delante de los pacientes citados, y cree que tiene derecho a reclamar porque no fue ipso facto? El asunto son las expectativas generadas: venga usted cuando quiera, como quiera, que le atenderemos inmediatamente… ¡no puede ser!. Ha llegado un momento en que voy a empezar a despedirme de los pacientes citados con: ¡Muchas gracias por citarse! En el fondo, es infinitamente más cómodo y sencillo “ir de urgencias”.

Por supuesto, he contestado amablemente la reclamación.

Hace muchos años trabajé en Móstoles. Las urgencias se extinguieron cuando pegamos la lista de citados en la puerta. Los que tenían cita se encargaban de “frenar”, en la propia sala de espera, a los que “no podían esperar”. No sería políticamente correcto, pero esto tampoco es razonable. Algunos acuden “sin límites”.

Hay que buscar soluciones nuevas a los sistemas de citación.

José Luis Quintana, médico de familia.

16 respuestas a De urgencias

  1. ¡Qué bien lo plasmas! URGENCIAS!!! y se abren las puertas… luego: una receta, un volante, un síntoma aislado, “no puedo esperar”, una urgencia preventiva… Urgencia REAL el 1%.
    Peeeeeeero… pasen y vean “Ni el Sistema, ni su médico se agotan”.
    ¿Alguien que lo cambie? LO DUDO.
    Estupendo post. Un abrazo (solidario).

  2. En Dermatología nos citan a diario consultas “de urgencias” que han ido a altas horas de la noche al hospital o al centro de salud, y forzando una cita doblada al cabo de unas horas con el especialista, el paciente no se presenta a la cita, es bastante habitual. O les atiendes al momento, o de repente, ya no es tan urgente.
    Es bastante triste, ver por otro lado que el abuelito que no se queja (aunque debería), espera pacientemente sus dos meses de lista de espera por un melanoma, o una enfermedad inflamatoria severa…
    El criterio de prioridad en este país es que se visita antes al que se queja más, no al que está más grave (lo de quien no llora, no mama, en sanidad, les funciona). Lo malo es que, a veces, el que no llora, es el que está más grave…

  3. Juancar dice:

    Que te voy a decir que tu no sepas. Yo,como pediatra,en mi consulta veo eso a diario.

    Vienen las mamas a primera hora con prisa para ser atendidos “de urgencias”,que nosotros llamamos sin cita,para poder llevarlos al cole,¿donde esta la urgencia?

    Otras al reves, viene al salir del cole diciendo que estan muy malos desde ayer, ¿y pa que coño los llevan al cole?

    Por último, en otros la urgencia la tiene la mama por ir a casa a hacer comida, a comprar, o al trabajo y claro cuando dices que los atenderas cuando acabes con la demanda…pues,se enfadan porque es muy urgente lo suyo.

    En fin…paar escribir un libro.

    Un saludo

  4. Armando Nevado dice:

    La barra libre, amigo.

  5. Juan Quintana dice:

    En mi centro, 14MF on ideas similares, optamos un año por hacer una “consulta en el día”. Cada día uno de nosotros sólo se dedicaba a atender las consultas en el día de todos (agenda dimensionada tras estudiar las medias de demandas sin cita de todos, información escrita a los pacientes de los objetivos, obligaciones y derechos; mismo poder resolutivo que con nuestro cupo). Perdíamos unos 3 días cada 2 meses pero el resto, sólo citas programadas.
    El programa duró 6 meses porque: pacientes usaban esa consulta como segunda opinión; administrativos ofrecían esa consulta a la mínima solicitud del paciente; médicos con demora seguían teniéndola a pesar de atender a 5-7pacientes menos cada día; la consulta se llenaba de pacientes de los médicos con demora. Por consiguiente, el dimensionado inicial se quedó pequeño y sus aspectos negativos se sintieron mayores que la ventaja de tener una agenda ordinaria adecuada.
    Quisimos evaluarla científicamente (hay poco bueno sobre el tema, dado su complejo estudio más allá de la evidencia E), pero ya era tarde.

  6. José Luis Quintana dice:

    Nosotros, en el centro, reformamos nuestros sistemas de atender urgencias cada dos por tres… No hay forma porque en el fondo hablamos de uno de los grandes problemas de la atención primaria: la demanda no tiene límite, nadie se lo quiere poner; lo mismo que en lo servicios de urgencias…

  7. Este es un problema de educación (general), nuestra principal carencia. Habiendo desaparecido el sentido común y no existiendo ningún método de ordenamiento de la asistencia, ¿qué solución cabe esperar? ¿Que las citas sean dadas por personal sanitario?

  8. Armando Nevado dice:

    Y que se limite un poco la barra libre.

  9. rafabravo dice:

    Perdona José Luis pero el cartel que ponéis en tu centro no es correcto. Una de las funciones de los CS Es atender la urgencia que se produzcan en el horarios que se determina. Es tan “ilegal” como si pusierais que no atendeís a varones de 30 años. Precisamente el problema viene de este tema, cuando los centros de salud entienda que DEBEN atender las urgencias, y para ellos pongan un mecanismo adecuado y especifico que las atienda y separe el grano del paja, no se solucionara. Como se hace? pues yo creo que es bastante fácil ¿no? solo hay que pensarlo y poner de una vez el cascabel al gato pero mientra estén los pacientes y la “educación” para echarles la culpa pues nos entretenemos un poquito

    • José Luis Quintana dice:

      Rafa este cartel no es del centro. Lo hice para la entrada, pero en los centros de salud no hay servicio de urgencias… se atienden urgencias entre los pacientes citados. Si fuésemos servicio de urgencias actuaríamos como ellos, no daríamos rectas y tendríamos un botiquín para dar cuatro pastillejas… Fíjate el intencionadamente ambiguo redactado de los dípticos que hace la consejería

  10. Rosa Maria Jimenez Leal dice:

    ¿ Os referis al famoso triaje de enfermeria?.Si, pero es que nadie se quiere mojar.
    SE podria hacer, en la urgencias hospitalaria se funciona así. Pero las enfermeras de primaria están hechas de otra pasta.
    Hoy he teniso en la consulta a uno de esos sin cita, que no peuden esperar…. y como coletilla mi maravillosa administrativa me lo cita y añade la coletilla ” dice que está malisimo”. YO me troncho…he salido a nombrar varias veces, y como no le veía tan malito, le he hecho esperar un poquito, pero solo un poquito.
    Nunca entenderé porque puede esperar un bulto en la mama 10 dias para hacerse una mamografia y no puede esperar ni 3 horas un CVA; GEA; lumbalgia…. esas hiperurgencias, que no emergencias, que todos tenemos todos los dias-
    Si alguien tiene la solucion que la diga. Se admiten apuestas.

    • José Luis Quintana dice:

      El triaje de enfermería no es la solución. Puede formar parte de la solución pero ni los gestores, ni los médicos, ni las enfermeras, ni las asociaciones profesionales, ni -yo creo- que los pacientes, están por la labor. O sea que…

  11. Paco Camarelles dice:

    Aqui hay una mezcla de barra libre como dice Armando, falta de consideración al profesional,confusion terminologica (muy bien lo de delimitar que es un sin cita y una “urgencia”) y falta de implicación de las unidades administrativas.
    Ponderese como se quiera

  12. Rosa Maria Jimenez leal dice:

    Esta claro, como dicen Armando y Paco, que hay un poco de todo….y tambien es verdad, que el triaje, solo es parte de la solución al problema.
    La cosa es compleja. Nadie duda de la inmediatez de la emergencia pura y dura, y también rara aunque no imposible en nuetro medio ( en el mio más, porque estoy en un consultorio rural). El rollo patatero viene cuando en realidad es un ” no puede esperar”. Y esto enlaza directamente con las famosas agendas de calidad: oiga, como usted tiene 60 de demanda tiene que tener 60 huecos en este colorín.A mi no me entra en la cebeza….¿ cuántas apendicitis o cuántas cirugias programadas tiene un cirujano en su dia a dia normal fuera del extra de una guardia?. Lo siento, pero no entiendo porque en AP tenemos que ser elásticos como el chicle . Yo tenía una compañera que lo escenificaba muy bien…decía: mañana me sondo antes de empezar a pasar la consulta. Saludos.

  13. 74 dice:

    Hago un anamnesisexploraciontratamiento fugax (casos de catarros diarreas y demás)de 1 a 2 min.
    y cuando sale el posyaque… me hace la receta/volante…
    con una sonrisa en la boca les planto un categórico NO.
    Al final muchos se acostumbran a venir con cita previa, porque si el profesional no pone ningún límite, el paciente/usuario, obviamente tampoco.

  14. Piotr Verjoiansk dice:

    Denoto cierto grado de culturilla futbolística en algun@ de los intervinientes.

    Pero es de justicia decir que ahora es mucho más efectivo el no echar balones fuera (hacia “otros”, léase Especializada, Enfermeras, administrativos…) y jugar la pelota. Vamos, que las defensas, juegan en bloque y lo mismo defienden que suben arriba. No sé si me explico.

    Bien es cierto que el problema de la demanda tiene difícil resolución. Yo creo que mientras la Sanidad (junto a la Justicia y la Educación) sea el pim pam pum de los políticos, esto seguirá ad infinitum.

    Pero lo que no se puede hacer es lo de ahora: No llego yo, PUES QUE LO HAGA OTRO!

    Tan irresponsable es un administrativo que, a sabiendas, cita en el día algo que puede esperar, como el médico que blandiendo el recetario fulmina el problema con paracetamol para acabar cuanto antes.

    Sin acritud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: