Apostar por primaria

He de reconocer, que el tema de los pacientes “terminales”, “en situación terminal” o “susceptibles de cuidados paliativos” (se va alargando la expresión cada vez más) me afecta especialmente. De unos años a esta parte, el papel de los médicos de primaria en su seguimiento se diluye, cuando, por formación y situación, somos los mejores para hacerlo. Ya expliqué esto en una entrada anterior.

La Comunidad de Madrid crea PAL 24, un servicio de atención telefónica de 24 horas para pacientes en cuidados paliativos, incrustado en la estructura del SUMMA 112. La verdad, creo que es una buena inicativa, porque en este fragmentado sistema sanitario, estar gravemente enfermo o morir a determinadas horas es un desastre. Seguramente, para los pacientes en situación terminal y sus familias es una gran noticia, porque todo apoyo es poco. Me alegro por ellos, pero como médico de familia me duele.

Mientras que hacemos recetas, vemos catarros y dedicamos el tiempo a cosas muy menores, los que han sido años nuestros pacientes, agonizan en manos de quien nunca les atendió o se tranquilizan por teléfono con alguien al que nunca verán. Es así de simple. Me duele porque es un paso más en el alejamiento del paciente de su médico de media vida. Paliativos del hospital, el ESAD (Equipo de Soporte de Atención Domiciliaria, los de paliativos de fuera del hospital) y PAL 24. Menos mal que nos queda hacerles a todos las recetas…

A cambio de eso, el presupuesto de primaria se reduce y el del 112 crece. La cuenta es sencilla, la Consejería apuesta por hospitales y urgencias y no lo hace por primaria, por eso invierte como invierte.

Lamentablemente, nunca sabremos qué hubiera pasado si ese dinero se hubiese invertido en atención primaria. Una primaria que cubra las 24 horas del día, en la que, si es menester, se pongan guardias y atención telefónica, todas las horas del día para los pacientes terminales y para los que no lo son, con las mismas condiciones laborales y remuneraciones que los que las hacen en hospitales y SUMMA 112.

Eso sí hubiera sido apostar por primaria y traer un nuevo modelo y no el parto de los montes al que asistimos. Eso es creer en primaria, lo demás son brindis al sol.

Todos somos responsables:

– Nuestros gestores, por mirar siempre a otro sitio para invertir, por no haber creído nunca en la atención primaria (¡qué bien lo cuenta mi amigo Sergio!).

– Nosotros, por pusilánimes y por dejarnos “comer la merienda” desde hace tanto tiempo.

Éste no es un “problema madrileño”, es de todo el Sistema Nacional de Salud que, como todas las barcas en las que sólo se rema por un costado, gira en círculo.

José Luis Quintana, médico de familia.

13 respuestas a Apostar por primaria

  1. Apostar por primaria es abandonar el lenguaje grandilocuente y reconocer que algo va mal, muy mal si después de treinta años de reforma sanitaria – con veintitantos Procesos Asistenciales Integrados en Andalucía – tengo cuatro minutos por acto médico y uno y medio se lo lleva una desesperante informática. Reconocer por fin que hablar de futuro y de Salud 2.0 con esas realidades es tocar la lira mientras arde Roma #ardeRoma (¿Es esto ser demasiado negativo? ¡Yo creo que lo contrario es vivir en el cuento de Lewis Carroll!) Enlace: http://tontosantajusta.blogspot.com/2011/12/hace-unas-semanas-me-sorprendio-un.html

    • José Luis Quintana dice:

      Leí tu acertada entrada… pero cuando pasa en todas partes y con todos los colores políticos… la culpa no puede ser solo de nuestros responsables. Tampoco hemos sabido empujar en la buena dirección

  2. Rafa Bravo dice:

    Cuando compruebes lo que es el PAL 24 no te parecerá tan buena idea. El famoso servicio de 24 horas para pacientes en cuidados paliativos consiste en el teléfono y alguien al aparato pero nada mas, adivina quien tiene que ir si hay un problema que requiere vista personalizada en domicilio
    Aparte de la razones que apuntas que ya son suficientes, me temo que es una tomadura de pelo mas ala AP ya los que trabajamos en ellas

    • José Luis Quintana dice:

      Rafa, la situación de los pacientes de estas características es mala, muy mala. La muerte en nuestra sociedad angustia muchísimo y la gente a partir de alguna hora se encuentra desasistida… el centro esta cerrado, el ESAD también y la asesoría telefónica te puede tranquilizar. Por eso digo que me parece bien. Quién va a ver a los terminales cuando desde todos los lugares se les conduce al ESAD (desacreditando así las capacidades de su médico) es otra cosa. Se por donde vas y tienes razón (si lo lleva el ESAD, que vayan a verlo ellos) pero para la gente, aunque sea un teléfono, es algo.
      Mientras que la primaria no sea el centro y no el centro de todas las palabrerías la continuidad asistencial será una catástrofe

  3. Concha dice:

    Comparto totalmente contigo el sentimiento de ruptura que produce en la relación médico-paciente (y en lo más íntimo de quien se sienta médico de familia) esta fragmentación de la atención para quien le toca despedirse de la vida. Se ven abocados a consultar a unos médicos que desconocen todo de ellos, al que presentaran sus síntomas físicos, y desconocerán todo de sus necesidades psicológicas, familiares, espirituales…
    Además de esta condolencia, también tengo sentimiento de rabia por quienes teniendo la responsabilidad de impedirlo y la obligación de apostar por la atención primaria, miran hacia otro lado, abandonando a los pacientes que más lo necesitan.

    • José Luis Quintana dice:

      Vivimos un período de contracción de las competencias y responsabilidades de los médicos de familia que, dicho sea de paso, acabaremos por encontrarnos más a gusto entre papeles y chorradas, que con los pacientes.

  4. Rafa Bravo dice:

    curiosamente las sociedades que se rasgan las vestidura ante la especialización en urgencias, no dicen nada de esto servicios- rotura como dice Concha. ¿ porque sera?

    • José Luis Quintana dice:

      Una confesión…. no he escrito sobre la especialidad de urgencias porque no soy capaz. Con la ciencia en la mano, sinceramente no lo veo. Me parece más una cuestión de cuotas de poder (desde TODOS los puntos de vista) que otra cosa y, a mi edad, ese lío no me interesa. Por supuesto que todo el mundo tiene derecho a defender su trozo.
      No comparto en nada la visión de que unos defienden ciencia y otros intereses laborales.

      Casi lo único que tengo claro es el que, en cualquier caso, financiaría las reuniones científicas…. los fabricantes de un dexketoprofeno😉

  5. Santiago Álvarez dice:

    Vivo en el mismo pueblo en el que trabajo y mis pacientes con problemas etiquetables como terminales o, mejor dicho, como “muy graves” (que son un grupo mayor, que incluye lógicamente los problemas “terminales”) tienen mi teléfono personal las 24 horas del día. Mi calidad de vida no se ha resentido en sentido negativo significativamente. Por que son una minoría (afortunadamente) y porque me siento mucho mejor trabajando así que de otro modo. Y estoy seguro de que NO SOY EL ÚNICO que hace algo así.
    Por otro lado, no me importa (de hecho me parece muy bien) que cuenten con más recursos, pues yo puedo fallarles en algún momento por múltiples motivos.
    Una cosa es la gestión de la vida profesional personal y otra la gestión de la vida profesional colectiva. Tenemos mucho más margen con la primera que con la segunda, pero está claro que hay que trabajar las dos y, si esperamos a trabajar la primera cuando esté la segunda resuelta vamos de ala.
    Muchas gracias Jose Luis y los demás por vuestros comentarios.

  6. José Luis Quintana dice:

    Gracias a ti Santiago. El asunto es que eso no debería quedar a la iniciativa individual, como muestra del “buen ejercer” o o como le queramos llamar. Se pueden y deben buscar iniciativas dentro de primaria para resolver bien estos asuntos… si se quiere, se puede.

    • Santiago Álvarez dice:

      De acuerdo, es verdad. Entonces se me ocurre que las sociedades médicas de Medicina General/Familiar propusieran a sus miembros y a las organizaciones sanitarias estándares de excelencia aún más exigentes en el manejo de problemas terminales desde Atención Primaria. Estándares realmente competitivos con otras iniciativas (véase servicios de cuidados paliativos), cuantificables y que sean objeto de reconocimiento institucional. Y como en esto, en otros problemas graves y frecuentes. Sospecho que no estamos haciendo lo suficiente en ese sentido, o que lo hacemos de una manera demasiado dispersa.

  7. Pues no estaría mal… se prepara un plan de paliativos desde primaria… se presenta “con fanfarria” a la prensa y luego se le dice a la Consejería que si lo financia… sería estupendo

  8. José Antonio dice:

    Al igual que Santiago, cuando tengo un paciente terminal, le doy mi número de móvil. Su uso ha sido siempre correcto y además una vez fallecido, nunca han heco uso del número de teléfono. Señal de que cuando es importante nuestra actividad los pacientes lo reconocen. Otra cosa son los absurdos motivos de consultadel día a día. José Antonio Glez.-Posada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: