Inteligente o rico

Entré en la facultad de medicina en el curso 79-80. En plena transición. Empieza a estar muy lejos, pero creo que fue de los primeros años, si no el primero, que, al menos en Madrid, se aplicaron a rajatabla los llamados numerus clausus, un cupo fijo de estudiantes. Esto hizo que la dificultad para entrar en medicina fuese grande… había que hacer un buen examen de selectividad. La selectividad, es evidente, que cometía y seguirá cometiendo injusticias. Pero eran, con sus matices, para todos las mismas injusticias. En ese tiempo, en Madrid, una universidad privada permitía estudiar Medicina, pero tras pasar la misma selectividad que todos. Todos teníamos que pasar la misma criba. Esa forma de entender el acceso fue lo que acabó con aquella cosa de que los médicos fueran hijos de médicos y gente de posibles. De hecho, durante mis años de facultad, se jubilaron dos catedráticos y sus cátedras pasaron a manos de sus hijos. La inteligencia era hereditaria. De hecho, pensé que lo lógico sería que la cartelería de las cátedras solo tuviese el primer apellido del catedrático para abaratar los costes de la jubilación… servirían para el siguiente.

El planteamiento de aquella época condujo a que, los que no eramos ni hijos de médico ni potentados, pudiésemos acceder a la carrera de Medicina.

Más de 30 años después, la selectividad ha cambiado. El nivel de dificultad para entrar en la Facultad de Medicina se ha elevado hasta cifras que se me escapan. Hay que tener un brillantísimo expediente y una “notaza” de selectividad para poder acceder a la facultad.

Pero… están las universidades privadas. Cada mes de universidad vale un potosí. Realmente, hay que pertenecer a una familia privilegiada para que te puedan pagar los cursos de Medicina. Pero a diferencia de entonces, ya no hay que alcanzar la nota  que piden las universidades públicas. Con menos se llega. Si tienes suficiente dinero, la selectividad importa bastante menos. Después de 30 años y gobiernos de todos los colores, hemos conseguido volver al pasado.

Lo más seguro, es que yo ahora no pudiese ser médico. Lo más probable es que no sea lo suficientemente listo, lo que es seguro, es que mis padres no me lo hubiesen podido pagar.

Que de las crisis se sale es seguro, pero que hay que saber a dónde se quiere ir para saber el camino que coger, también.

José Luis Quintana, médico de familia.

P.S.: Si mis hijos quieren estudiar una carrera y he de pagarla (y puedo) lo haré. Espero que se entienda que no critico en absoluto a quienes se esfuerzan porque sus hijos estudien.

About these ads

4 respuestas a Inteligente o rico

  1. jesus dice:

    En el año 1974 tuvimos un examen de entrada en la Facultad de Medicina al menos en Madrid, habiaa numerus clausus, pero no estoy seguro de que cada facultad no hiciera lo que quisiera, por supuesto los hijos de los poderosos si entraban. Yo estudie con beca y hoy seguro que no podria ser médico, lo del sistema actual me parece caótico, yo al menos n oestoy muy convencido de que los jóvenes que estudian medicina tengan una valia para pasar una consultita normal, ya que la inteligencia acadñemica no siempre se relacona con la emocional ni con el que denominabamod “vocación” y que algo de verdad tendría, sobre todo en los que defendemos el sistema público.
    Pero como bien dices volvemos al pasado, espero que no demasiado por nuestro bien, el de nuestros hijos y del propio país!!

  2. anonimo dice:

    Tampoco había, que yo recuerde, acuerdos con la comunidad europea ni extracomunitarios ni para estudiar sin haber hecho la selectividad española, y tampoco para acceder al MIR.
    Estoy de acuerdo contigo
    saludos

  3. Paula Peña dice:

    Ni tener dinero ni ser muy listo son cualidades para ser buen médico, ni enfermero u odontólogo.
    Al menos, una premisa aceptable es la nota, ya que, aunque no siempre implica aptitudes para la profesión, si adelanta que la persona es capaz de proponerse esfuerzos, lograr retos y estudiar.

    Sin embargo, que el acceder dependa de la cuestión económica me parece un error absoluto. No significa que el que estudie en la privada no sirva, pero tampoco lo contrario… Y además, el número clausus es un handicap muy importante en el futuro de la profesión.

    Yo soy odontóloga, y en la pública salimos unos 30 ó 40 cada año y al menos en mi universidad tienen un nivel muy fuerte, se aseguran muy bien que salgas sabiendo. De hecho, muchos de los que empezaron se pasaron a la privada para aprobar. En la privada salen 200, 300…no sé exactamente, cada año y con muchas más facilidades… El título es el mismo, pero básicamente, unos han dado el callo y los otros la pasta.

    ¡Saludos!

  4. José Luis Quintana dice:

    En efecto, no es que la privada esté llena de inútiles y la pública todo lo contrario. Es que la privada tiene alumnos a los que su estatus económico, les permite no tener que llegar a las exigencias de la pública
    Un saludo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 985 seguidores

%d personas les gusta esto: