El irresistible atractivo de tratar las enfermedades autolimitadas

En los tiempos de estrechez que nos ha tocado vivir, hoy he acogido en la consulta a la residente de otro compañero. Ha venido a la consulta un hombre joven,  sin antecedentes relevantes, con unas placas de alopecia en la barba que comenzaban a repoblarse con pelos no pigmentados. En estos tiempos que corren, es una pregunta retórica pero, a pesar de eso, le hemos preguntado por el estrés… “si, claro, llevo meses fatal, muy agobiado en el trabajo”. Total, que nos ha parecido una alopecia areata bastante clara. Por cierto, si queréis saber más, visitad el blog Dermapixel. Es fantástico e incluso os puede sacar de apuros para sesiones puestas “a traición”.

La residente me ha dicho: ¿le ponemos un corticoide tópico? Me he parado a pensarlo un segundo, le he dicho que no. Acto seguido he intentado explicar al paciente lo que sabemos de su enfermedad, su tendencia a la resolución espontánea, que es frecuente que se repueble con canas… y que se estaba curando solo…  que, si volvía a suceder y algo no funcionaba como en esta ocasión, volviera a la consulta. No es verdad que todos los días en primaria se vean 50 y no se puede hablar con los pacientes.

Cuando el paciente ha salido de la consulta, me ha venido a la cabeza lo bien que nos sentimos tratando enfermedades que se curan solas: tienes el éxito casi garantizado (salvo los traicioneros efectos adversos de la medicación que uses) , quedas como un hombre listo, el enfermo queda agradecido por tu correcto tratamiento y, además,  transmites al paciente que sin el médico no se debe ir ni a mear… Luego nos quejamos de que vengan para todo… pero es que lo tratamos todo.

Más de la mitad de la medicina se hace hablando, le he dicho a la residente. Entre que en las facultades nos preparan para la acción, el tiempo escaso y el ego… se nos olvida el estupendo “esperar y ver”.

José Luis Quintana, médico de familia.

Anuncios

8 Responses to El irresistible atractivo de tratar las enfermedades autolimitadas

  1. Enhorabuena por resistirte a prescribir ese corticoide

  2. ARTY dice:

    De los datos del Proyecto ISIS Manager (www.cymap.es), sobre 2.000.000 de hab, extraemos, a fecha de hoy, que la Frecuentación, en plena crisis, está aumentando un 6%. Que ese aumento de la demanda es a base de ‘naderias’, porque el Índice de Complejidad de lo atendido (URV de los Episodios Modulados) ha bajado el 4%. Y lo peor es que todo ello se complementa con un incremento de la Derivación del 5,24%. Cada Derivación generado supone un coste medio de 540€. Más nadería a la fábrica de gasto.

    3 Puntos de Vista. El que contemporiza, JLQ, El que lo trataria, el Residente. Y el que no aparece, que lo hubiera derivado a Derma.

    El primero excelente e inteligente. El segundo imbécil. El tercero Estupido. No como epítetos sino de acuerdo a la definición de cada uno de esos términos en el Estudio de la Estupidez de CM Cipolla ( Allegro ma non tropo).

    La razón. El primero quiere que el paciente de su consulta salga más hombre o más mujer, ayudándole a asumir la vida y el natural deterioro.

    El segundo cree ser mejor por hacer caso a todas las idioteces del respetable y como bien dice JL Quintana, sentirse algo.

    El tercero es simplemente un hijo de puta, pues perdemos todos.

    ART

  3. En la gestación de esta crisis yo he puesto mi granito de arena. Una de las fuentes más importantes de iatrogenia, pérdida de efectividad e ineficiencia es la derivación inadecuada. Hundimiento de Valores Predictivos Positivos. Aumento de falsos negativos. Aumento de pruebas, medicaciones inadecuadas y aumento de la pérdida de control del tto farmacológico del paciente. La Tasa de Derivación (Derivados /Atendidos), ronda el 40%, con un rango del 8-70%. La Tasa de Derivación Evitable, el 41%, con un rango del 25-65%.
    El cabreo por ‘tener que atender’ naderías que precisarían de un tiempo de contención y explicación que no dí, librándome del paciente por el irresponsable camino de la derivación, sabiendo, por la desgracia de ser esquizoide, lo que supone para el sistema en costo, y lo que supone para el paciente en iatrogenia, me ha hecho sentirme un mal nacido en repetidas ocasiones. ‘Serás HdeP….,’ me decía.
    El esquizoide tiene la desgracia de no poderse consolar echando la culpa a otro.
    Pero hoy sé, comprobado con infomación, que ese comportamiento es ‘disculpable’, por ser efecto de un efecto, no efecto de una causa.
    La aparición de la ‘No Enfermedad’, como actor primordial de esta crisis (Thomas, Mackie, Mehrotra El coste de la medicalización. Soc Science Med 2010 ), que supone, en USA, 77.000 M$, frente a los 56.700M$ de las Enf.Cardiacas y 39.900M$ en Cáncer) es el efecto de un Modelo de ‘Exceso de Oferta’, origen del ‘Poyaque’, que permite consultar más y más naderías. Con 2000 pacientes tendré 35 pacientes, 34 con problemas reales y 1 de naderías. Con 1500, 25-10. Con 1000, 20-15. Con 750 pacientes 10-25, porque siempre tendré 35 pacientes, como se comprueba con los registros.
    El paciente con naderías no está dispuesto a esperar media hora a ser atendido. El enfermo, 10 horas, si es necesario.
    La discusión de tener 1000, 2000 0 2300 pacientes, lo pertinente, es imposible. Yo justificaré la conveniencia de tener 500 pacientes de cupo, excepto,…, se cambie el Modelo de Retribución, por el que me interese tener 2000-2300 pacientes. Entonces seré yo el que me encague de que no entre nadería alguna en mi consulta.
    El Efecto del Efecto de la Causa del mal modelo de retribución.
    ART

  4. Qué sorpresa (me pitaban los oídos y me he pasado por aquí).
    Explicar y explicar. Lo que no curamos con medicamentos (incluso lo que se cura solo), lo tenemos que resolver con palabras. A veces parece que de lo que se trata es de convencer al paciente de que sabes lo que le pasa, y saber transmitirlo.
    Pues eso, se agradece la mención

    • José Luis Quintana dice:

      Hola Rosa… un placer.
      Tengo la sensación, tal vez porque me conviene, que lo único que ganas con los años, es esa capacidad de contar cosas a los pacientes que tan bien te viene para que salgan de la consulta sin receta… porque en este país la consulta parece no acabarse hasta que no se hace una receta.
      Enhorabuena por el blog.

  5. Lidia Arias dice:

    Me ha encantado, y tranquilizado, escribo tantas veces al final del episodio: explico, tranquilizo, observar…. que a veces pienso que soy una temeraria. ¡Y es que son tantas naderías con cara de susto del paciente! Estoy de acuerdo con uno de los comentarios, el paciente tiene que salir creyéndose capaz de controlar su proceso (y su vida) y si no va bién pues ya pedirá ayuda.
    saludos

    • José Luis Quintana dice:

      Gracias Lidia. Yo creo que lo temerario es usar medicamentos pudiendo evitarlo. Con los años se hace uno más prudente y más explicativo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: