Feliz 2013, Año de la Sanidad Pública

«Primero te ignoran. Luego se ríen de ti. Después te atacan. Entonces ganas»  (Mahatma Gandhi)

IMG_1529

Hemos nadado mucho pero ya estamos cerca de la orilla, toca nadar un poco más.

Feliz 2013 a todos los que han entendido la importancia de lo que estamos haciendo.

José Luis Quintana, médico de familia.

3 respuestas a Feliz 2013, Año de la Sanidad Pública

  1. ConchA dice:

    Muchísimas gracias Jose Luis. Gracias a tí -y a las personas como tú-, se entiende mucho mejor lo que estamos haciendo.

    • José Luis Quintana dice:

      Gracias a ti Concha… este año me he vuelto a sentir muy orgulloso de ser médico.
      Y aún queda mucha partida que jugar… no hay que aflojar

  2. Ana Maria Hernandez Sanchez dice:

    ESTO ES “LA QUE SE AVECINA”:Copio de Plataforma de Hospitales Nuevos, dado lo emotivo y actual de esta carta del 1º dia de 2013, ¡¡TREMENDO!!DE un médico de Urgencias del hospital clínico dice: Hoy ha sido un mal día. Hoy he visto como cesaban a varios compañeros, buenos profesionales, sin ninguna explicación ni aviso previo. He visto como se enteraban de ello, de forma humillante, delante de los demás que esta vez hemos sido “agraciados” con una renovación de 3 meses. Muchos, tanto de los que renovamos como los que no, con oposiciones públicas aprobadas hace más de un año, y esperando tomar posesión de lo que por derecho nos hemos ganado. Hoy nos han hecho firmar una carta de cese fechada el 1 de diciembre y firmada por el gerente del hospital para saber si continuábamos trabajando en enero o no, como si nos lo hubiesen notificado hace semanas. Hoy también he visto como a varias especialidades, entre ellas la mía, nos comunicaban también sin previo aviso, que el personal de guardia cada día (sí, el que atiende las urgencias) se veía disminuido desde el día 2 de enero, es decir, el próximo día hábil. Por tanto, el próximo año habrá menos médicos para atender las urgencias que acudan al hospital. Pero claro, hay que ahorrar. Hoy he visto el cinismo de aquellos que han cargado su incompetencia sobre algunos de los profesionales más capacitados del país. He visto más claro que nunca cómo han desoído todo lo que se les ha propuesto, todas las soluciones que se les han planteado, toda la oposición del grueso no ya de una sola profesión, sino de un sector entero. Hoy me ha quedado claro que su intención no es solucionar un problema que sí existe, sino imponer una posición política sin importar las consecuencias. Entre otras cosas, porque no se han molestado en analizar las causas del problema, no conocen la magnitud del mismo (no dan cifras y las que han dado son ficticias), no tienen criterios para solucionarlo y además hacen oídos sordos a todo lo que no sea una maniobra de venta ya planificada y posiblemente cerrada, aunque su torpeza es tal que no saben ni cómo llevarla a cabo. Y sin ningún estudio serio que apoye sus postulados. Los únicos que hay realizados sólo demuestran que la gestión privada no es mejor que la pública. Pese a lo mucho que repiten la mentira. He asistido a la repetida manipulación, insulto, ninguneo, prepotencia, arrogancia, vanidad, necedad, incapacidad, y viles mentiras de aquellos que ocupan los puestos de gestores y garantes del buen funcionamiento de los servicios públicos básicos. Se nos ha acusado de casi todo y se ha tratado repetidamente de echarnos la culpa del problema y a la población encima. He oído también a algunos supuestos autoproclamados defensores de la privatización que han celebrado todo esto al grito de “por fin se les ha acabado el chollo y los cafés a estos vagos”. Casi me hace gracia. Casi. A los cientos, o miles, como yo que nos hemos pasado muchos años de nuestras vidas haciendo seis y siete guardias al mes, o que todavía las hacemos, y nos hemos quedado trabajando en algún hospital público al día siguiente, gratis, en tandas de más de treinta horas, con apenas dos ó tres de sueño, por afán de aprender, por asegurarnos de que se quedara todo hecho, o por simple responsabilidad, o porque no había más remedio. Que puedes, o no, haber decidido además trabajar en el sector privado a base de echar más horas, talento y esfuerzo, y dinero propio, y poner más empeño. ¿A mí me van a explicar algo? ¿Creéis que sabéis algo más que yo de lo que es el esfuerzo y el trabajo duro? ¿De verdad pensáis, mierdecillas que no os habéis enfrentado a 10000 aspirantes de entre lo mejor de los universitarios del país, cómo nosotros hemos hecho, y logrado ganaros el derecho a trabajar como bestias durante cinco largos años para poder empezar a ejercer vuestra profesión tras concluir la especialidad, que tenemos miedo de algo? Yo defiendo la existencia de ambas, conozco por dentro los puntos débiles y fuertes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: