La otra brecha digital

Según la wikipedia Eurostat defina la brecha digital como la “distinción entre aquellos que tienen acceso a Internet y pueden hacer uso de los nuevos servicios ofrecidos por la World Wide Web, y aquellos que están excluidos de estos servicios”.

La Comunidad de Madrid llegó pronto a la receta informatizada pero llega con años de retraso a la receta electrónica… llegamos de los últimos. A Getafe, donde trabajo, no ha llegado aún pero parece inminente su implantación.

En esta situación, en pleno siglo XXI, tanto el Instituto Social de las Fuerzas Armadas (ISFAS), como la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado (MUFACE)  siguen utilizando recetas que han de rellenarse “a mano” y de una en una. Se trata de un anacronismo y, en mi opinión, de una falta de consideración de ambos organismos oficiales hacia sus afiliados y hacia nosotros,  sus dóciles amanuenses.

Muface

Instituto Social de las Fuerzas Armadas   Sede Electrónica   Ayuda por trámite

He escrito correos electrónicos, he solicitado información, me he quejado allá donde me han dejado…. Nada de nada.  Los pacientes tienen que seguir solicitando sus talonarios que traen a la consulta para que se los rellenemos con sus medicamentos.

No se si da para llamarlo brecha digital, pero que el servicio a determinados colectivos y en este aspecto, casi no ha cambiado desde hace casi 30 años es cierto. Para la población general ha cambiado bastante. Seguiremos esperando.

José Luis Quintana, médico de familia.

6 respuestas a La otra brecha digital

  1. manuel dice:

    El problema que planteas supongo se solucionaría si hubiera igualdad y equiparación (de copagos y de mecanismos de facturación por las farmacias) y coordinación entre el Estado y el SNS , pero eso en España es pedir lo imposible : con la iglesia, de intereses creados de las mutualidades, colegios farmacet y autonomías, hemos topado, amigo Sancho

    En su defecto, se me ocurren dos alternativas :

    – que la equiparación de copagos y facturaciones se limitara a los mutualistas que eligen SS, de forma que las recetas de estos pacientes se facturaran a la Comunidad autónoma y ésta repercutiera luego la factura al Estado : la nueva Ley de presupuestos del Estado parece que consagra el gueto mutualista y lo impide

    – adaptar los 17 módulos electrónicos de prescripción autonómica y de dispensación colegial a las peculiaridades copago facturadoras mutualistas : lógicamente solo se aplicaría ad calendas grecas, en algunos servicios autonómicos ” electronizados” (no en la privada) y costaría un pastón….., pero mantendría el statu-quo : esta es la opción Muface-COF y han empezado a hacer alguna receta en extremadura
    así que , a esperar

  2. Patricia Alonso-Fdez dice:

    Muchas gracias por la reflexión.
    Aunque no pretendo entrar en el “y yo más…”, me gustaría recordar al grupo de profesionales que desarrollamos nuestra asistencia en el ámbito hospitalario.

    Frente a la necesidad de optimizar los recursos y mejorar la eficiencia de nuestros centros hay muchos que nos planteamos qué sentido tiene que un porcentaje importantísimo de nuestro quehacer profesional sean labores puramente administrativas (los medicos somos quizá l@s secretari@s mejor pagados de la administración) y no sólo en relación de recogida de datos en la historia, elaboración de informes… Es que como bien recoges, en atención hospitalaria seguimos haciendo TODAS las recetas a mano, no sólo el fármaco a prescribir, es que hay rellenar a mano todos los datos administrativos del paciente (bajo pena de expediente administrativo si no lo hacemos) lo que supone abrir otro programa informático más (que no nos aporta nada más) donde buscar específicamente el CIPA (sin pegatinas, sí).

    En fin, ¿es eficiente ese uso del tiempo de los facultativos? Yo personalmente pienso que no.

    • José Luis Quintana dice:

      Hola Patricia, gracias por escribir. El asunto con esto es que, nosotros nos dirigimos a la receta electrónica y vosotros seguís recetando como hace 30 años porque… no hay un plan. Lo razonable que todos usáramos un módulo de prescripción único donde todos pudiésemos ver lo que prescribimos todos para no sobremedicar a los pacientes..
      Lo de el exceso de papeles en las consultas de todos es un diagnóstico mil veces hecho y nunca resuelto porque quien lo tiene que resolver no lo padece.
      En efecto, somos administrativos de lujo… un día te mando una foto de los tacos de recetas que me firmo…:-(

  3. José Luis Quintana dice:

    Estimado Manuel, gracias por tus comentarios. Creo que se solucionaría todo si las recetas de ISFAS o MUFACE saliesen de las impresoras indicando, como en el resto de ciudadanos el nivel de copago de farmacia. Y listo.Es tan fácil como eso.
    Como lees en el blog de Rafa el compromiso en 2011 era que ya estuviera su receta electrónica pero… no hay voluntad
    Un saludo

  4. manuel dice:

    La impresora no va a cambiar sino cambia la normativa “diferenciadora”, normativa que no es autonómica sino estatal y que no se va a modificar mientras el médico escribano no se plante y trague con todo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: