Deberíamos aclararnos

diciembre 23, 2011

Germán es enfermero y tiene una enfermedad inflamatoria intestinal. Le llevan los especialistas de digestivo de un gran hospital de Madrid, en el que trabaja. Le he visto muy pocas veces, casi siempre por papeles:  recetas y la incapacidad temporal (IT) de las que, como buen médico de familia, soy un especialista 😉

En los años que le conozco ha estado de baja cuando se ha hecho una colonoscopia: son tan listos en el gran hospital, que le hacen la colonoscopia, pero no le pueden justificar que ese día no trabaje. Mucha ciencia, mal servicio. Esto ha pasado 2 veces.

También estuvo de baja porque, en la epidemia de estupidez colectiva, que coincidió con la de gripe A, alguien del hospital le diagnosticó de la famosa gripe y le mandaron a su casa encerrado bajo 7 llaves.

Esto, hasta hace unos días, había sido todo.

El día 5 de diciembre -lunes- vino a mi consulta. En la última visita con los digestivos, le habían puesto un tratamiento nuevo y le sentaba regular. Tenía una fiebre intermitente que el día de antes había sido más alta de lo habitual. Tenía guardia y no había ido porque se encontraba mal, el día que vino a consulta, también había tenido fiebre, para la que tomó antitérmicos.

Toda la historia me pareció congruente, le creí. Le tramité la correspondiente IT de domingo y lunes.

A los pocos días, recibí una notificación por la que se anulaba la IT porque, obviamente, yo no le había visto el domingo (ni el paciente había acudido a ningún servicio de urgencias). A pesar de que conté esto por teléfono al correspondiente departamento y, posteriormente, remití un informe en el que lo detallaba, la IT finalmente se ha anulado.

Conozco medio bien la legislación sobre IT y se me ocurren varias cosas:

  • Urge su reforma, es inaplazable. Su aplicación, tal y  como está, lleva a situaciones ridículas.
  • En efecto, no se puede extender un parte de IT si no se ha valorado al paciente. Debería avisarse a los pacientes de que es así, que si no pueden trabajar un festivo, aunque no precisen asistencia, deben acudir a un servicio de urgencias para acreditar su enfermedad (una que, además, le impida el trabajo).
  • Soy más partidario que nadie del control de la IT. La normativa actual favorece el desbarajuste por farragosa y desconectada de la realidad. El médico de familia se encuentra completamente solo ante los problemas con las bajas, en la Comunidad de Madrid un poco más, porque una norma, a todas luces ilegal, nos obliga a firmarlas todas, nos competan o no. No hay más que recordar el conflicto de los controladores. Hay que perseguir y sancionar a los defraudadores (el otro día atendí, accidentalmente, a una paciente que se las había arreglado para llevar casi tres años seguidos de baja, siendo joven y sin grandes problemas de salud) y respetar a los enfermos. No parece razonable agarrarse a la literalidad de la ley para cuestionar a un paciente que no abusa y “armarse de paciencia” con el tramposo.
  • Sé muy bien el problema del absentismo laboral en las empresas públicas, particularmente en la nuestra, pero eso no justifica que se nos aplique un rasero distinto que a los demás ciudadanos. Por tanto, si los trabajadores del Servicio Madrileño de Salud debemos acudir a la urgencia para poder justificar una ausencia laboral en festivo, también lo deberían hacer el resto de los ciudadanos, saturen o no los servicios de urgencias.

Qué país, qué paisaje y qué paisanaje… al parecer lo dijo Unamuno.

Que las navidades nos sean llevaderas.

José Luis Quintana Gómez, médico de familia.


Justificante médico en blanco

mayo 31, 2011

Esto de los blogs es estupendo,  por mucho que a veces dé trabajo o te busque innecesarios sinsabores. El lugar donde está alojado este blog, WordPress, da a los administradores del blog datos sobre los visitantes… cuántos son, cómo llegan…

Para el que sea lector atento, se puede ver que, sistemáticamente, en el primer lugar de las visitas aparece la entrada que hice el 9 de mayo de 2010 “En mi centro se hace así (1): justificantes de asistencia“. Me extrañó el interés por ese post… y miré las estadísticas:

  • Tiene más de 300 (la semana pasada 517) visitas semanales… a mucha distancia del resto de las entradas del año pasado.
  • ¿Por dónde llegan los visitantes? Pues poniendo en un buscador lo siguiente:
  1. justificante medico madrid
  2. justificante asistencia
  3. justificante medico
  4. justificante medico en blanco (el más revelador, que da nombre a la entrada de hoy)
  5. justificante medico acompañante
  6. como hacer un justificante para el trabajo (también muy sugerente)

Lo que va entre paréntesis es mío pero el resto, incluído los errores ortográficos, son la literalidad de lo buscado. Que conste, que yo también cometo errores ortográficos, pero a cada uno lo suyo.

En fin, que es probable que sea un malpensado… pero a mí, me parece evidente, que se trata de personas buscando justificar su no asistencia al trabajo y, en muchos casos, con malas artes.

Espero conseguir dos cosas:

  • Hacer ver a todos con lo que lidiamos los médicos de familia a diario. Supongo, que la libre elección les habrá resuelto a los defraudadores muchos problemas: este no me lo da… pues otro, este se ha dado cuenta… pues otro…
  • Que esta sea la entrada más visitada del blog durante muchos años… permanezcamos atentos a las estadísticas 😉

José Luis Quintana, médico de familia.


Por favor, leedlo

abril 15, 2011

La información completa aquí. No hace falta añadir más.

Es un gusto leerlo…

Y luego, no se entiende el cabreo de la primaria.

José Luis Quintana, médico de familia.


Las bajas laborales

abril 5, 2011
 
Después de que los inspectores hayan estimulado mi ego :-), gracias de todo corazón y perdón por el retraso, haciendo referencia a unos de mis post, he pensado que debo darles algo en contrapartida: los datos de IT (incapacidad transitoria, vulgarmente baja laboral o lo que se “cogen” los pacientes;-) de mi centro de salud, bueno, sólo los de los compañeros de la mañana, que sé que no se van e enfadar. El primer gráfico, representan la evolución por meses de los días de IT por consulta; en el segundo, en formato “tarta”, los días absolutos de cada consulta en un año; y el último, el que encabeza esta entrada del blog, el gasto anual, valorando cada día de IT en 15 euros. Esto, podría ser un punto de partida para saber como colaborar con vosotros en el problema de las IT y conseguir, siempre pensando en lo mejor para el paciente, como reducir el tiempo de resolución para su reincorporación al trabajo o a las prestaciones a que tiene derecho en caso de incapacidad. Y tal vez algo más, hacer que el sistema sea más equitativo. Es de justicia disminuir las diferencias entre compañeros y entre centros, son diferencias por las que me indigno. Sólo conociendo lo que hacemos, sabremos cómo mejorar.

Y como siempre recalco: los datos (gracias a quienes me han permitido conseguirlos) son nuestros y no de los gestores.
Un saludo “compañeros inspectores”: qué consigáis las carrera profesional cuanto antes.

José Antonio González-Posada Delgado, médico de familia

Si se quiere, se puede…

febrero 4, 2011

Leo, en el interesante blog de AISSMA (Asociación de Inspectores de Servicios Sanitarios de Madrid), una entrada sobre la “experiencia navarra con la incapacidad temporal

Ya había desarrollado este tema antes, pero no me resisto a volverlo a traer aquí, porque, en el fondo, hay dos formas de enfrentar los problemas:  intentando resolverlos con inteligencia y tesón, como han hecho con esto en Navarra, o con aquello que ha hecho famoso al caballo de Espartero en Madrid, que fue como lo resolvió el anterior equipo de la Consejería.

Si queremos completar el cuadro, no tenemos más que ver lo que se gasta en sanidad en Navarra y lo que se gasta Madrid. Luego miramos lo prioritaria que es la atención primaria en nuestra comunidad. La crisis viene estupenda para justificar todo, pero las cosas no pasan por casualidad.

José Luis Quintana, médico de familia.


Qué he hecho yo para merecer esto

septiembre 29, 2010

Acaba de caer en mis manos un documento del Servicio Aragonés de salud que hace referencia al “desarrollo de actividades clínico administrativas”, vamos, a los abominables papeles que genera las consultas a pesar de estar en el siglo XXI. Es de Junio de 2009, va firmado por el director gerente del servicio aragonés de salud y tiene 5 folios. Para descargar aquí.

En los 5 folios repasa qué hacer con el informe de maternidad y riesgo durante el embarazo (si lo lleva el especialista, lo hace el especialista), incapacidad temporal (en los pacientes ingresados la baja la hece el médico del hospital y al alta la sigue primaria previo informe con duración estimada), prescripción farmacéutica (todo el mundo 112, urgencias… todos hacen recetas), interconsultas (lo que hace el especialista lo gestiona atención especializada, no se emiten volantes de revisión) y trasporte sanitario (cada uno se hace las suyas).

Igual que en Madrid, igual… igual. La incapacidad temporal para primaria, las urgencias y 112 sin recetas… Desde el GAB no vamos a dejarlo así, pero…

Estamos aún esperando un gesto de nuestros nuevos gestores que nos demuestre que los tiempos de la anterior viceconsejera Ana Sánchez han pasado y que las cosas se van a hacer de una manera distinta. El nuevo Director General de Atención Primaria tiene una ocasión de oro para recordar sus lejanos tiempos de médico asistencial, poner cordura en todo esto y demostrar que no se quiere a la primaria para pasar la fregona después la fiesta.

José Luis Quintana, médico de familia.


Tonterías electrónicas

septiembre 9, 2010

Ya hemos hecho alusión a esto en otras ocasiones: vivimos un tiempo absurdo donde todo lo informático, lo electrónico es “in”,  moderno (incluso un punto “pijo”) y por lo tanto conveniente y adecuado. A lo mejor es perfectamente innecesario, pero si sale de la impresora… amigo mío… se acabó la discusión. Está muy en la línea de lo que comentaba Peter Drucker, padre del management (pedazo palabro):

“No hay nada tan inútil como hacer eficientemente algo que ni siquiera debería haberse hecho.”

Ahora el proceso mental es el siguiente:

  • La receta en España es un lastre para el sistema => receta electrónica.
  • La incapacidad temporal en España es de locos => incapacidad temporal informatizada.
  • Certificados y justificantes son un cachondeo => no se hable más, se informatizan.
  • Las recetas de diagnóstico hospitalario violan las más elementales normas de prescripción=> tranquilidad, autovisado electrónico.

La colección de tonterías electrónicas es de tal calibre que no caben en un post. Aprovechando que  he escrito para FMC una artículo al respecto y que me permiten hacerlo público, os lo enlazo por si apetece leer:

La burocracia en atención primaria: una tontería electrónica no deja de ser una tontería.

No son sólo mis reflexiones, son las de todos. He intentado ponerlas un poco en orden. Merecen mención especial Asun, Magdalena, Antonio, Manolo, Javier y Armando. Mi reconocimiento a todo el GAB y a todos los que trabajan por la eliminación de la burocracia.

José Luis Quintana, médico de familia.