¿Por qué se les llama titulares?

octubre 6, 2013

anomalía

El origen de la profesión de médico seguramente se remonta a los orígenes de la humanidad y va tomando forma a lo largo del tiempo hasta ser como la conocemos. En España, la primera alusión clara al médico de recoge en el siglo XIII en el Fuero Real promulgado por Alfonso X el Sabio. En su libro IV se dice que para poder trabajar en una zona, el físico debía tener el visto buenos de sus compañeros ya establecidos y recibir un título del alcalde correspondiente. Este es el origen del concepto “titular”.

Fuero Real

Desde el siglo XVIII hay constancia de médicos titulares que trabajan como funcionarios para el estado. En 1894, en Filpinas, entonces española, se definen sus funciones y se especifica claramente su condición de funcionarios públicos.

05-10-2013 16-34-18

05-10-2013 14-45-59

Este es un recorte del estupendo documento que podéis leer aquí.

Posteriormente vinieron el Instituto Nacional de Previsión, el Seguro Obligatorio de Enfermedad, el INSALUD y el actual Sistema Nacional de Salud y sus transferencias. Una muy larga historia.

Los sistemas sanitarios son el resultado de la historia de un territorio, de su discurrir político, de los deseos sociales y de múltiples acuerdos y consensos. Por eso, en la práctica, no hay dos iguales, aunque el británico National Health Service sea en el que más nos hemos mirado.

Cuando alguien quiere cambiar el interior del sistema sanitario debe saber esto. Nuestros responsables políticos tienen la obligación de cuidar y reformar el sistema para adaptarlo a los tiempos. Es razonable que quieran. Es cierto que, que los médicos sean funcionarios, es la excepción en Europa (el termino anomalía tiene una matiz peyorativo al significar malformación o alteración biológica). Ojala fuera nuestra única excepcionalidad respecto de Europa. Miremos si no la lógica de asunción de responsabilidades políticas y lo que se hace en los países de nuestro entorno… y no he visto practicarlo con la misma energía.  Hay que exponer, razonar, dar los datos (porque si no hay datos, lo de “privatizar ahorra” es simplemente un prejuicio), escuchar a quienes llevan mucho tiempo es esto, convencer, liderar y pactar. No vale venir de salvapatrias… no cuela.

Lo que ya no parece razonable, es ignorar que con las primeras tres líneas del catecismo privatizador y una sevillana (que va del socialismo a los sindicatos y vuelve) uno no convence a nadie de nada. El sistema precisa y seguirá precisando de ajustes, seguro, pero así, no.

José Luis Quintana médico de familia.


A los que aprueban el MIR les gusta…

octubre 2, 2013

El mundo de la blogosfera es casi infinito. No hay nada que no tenga un blog. En lo nuestro también.

Hace tiempo que descubrí un blog que se llama MIRentrelazados, propiedad del José María Romeo. Tiene la información más completa a la que he tenido acceso sobre el examen de MIR, sus características y sus resultado sobre todo en hospitales. Hay de todo y, por lo que me dicen mis residentes, es muy conocido entre los que preparan el MIR.

En este blog, he encontrado una clasificación de los hospitales de toda España en función del “tirón” que tienen entre los futuros residentes. Como todas las clasificaciones y puntuaciones, podrá discutirse (están ordenados por el P50 de número de orden), pero es innegable su valor porque está basada en los resultados de 10 años con una estadística que se explica en cada entrada. Los hospitales están agrupados en los que tiene 8 o más especialidades (grandes hospitales docentes) y los de menos de 8 (el resto de hospitales docentes).

Os pego debajo las tablas que tomé de este blog, las que se refieren a grandes hospitales docentes. Tienen mucha información y para verlas tendréis que pinchar en ellas para que se amplíen y poder ver.

I.-HOSPITALES_DE_UNA_DECADA

II.-HOSPITALES_DE_UNA_DECADA

Si no os queréis dejar la vista he sacado los de la Comunidad de Madrid

29-09-2013 20-57-11

Espero no haberme confundido, lo he hecho con gafas 😉

Cada uno puede sacar sus propias conclusiones, las que quiera.

He intentado, sin éxito, encontrar algo parecido sobre las unidades docentes de medicina de familia, pero no lo he conseguido.

José Luis Quintana, médico de familia.


Los datos y mi interpretación

noviembre 17, 2012

Datos:

– En octubre de 2003 Esperanza Aguirre asume la presidencia de la Comunidad de Madrid.

– En su primera legislatura comienza, con Manuel Lamela como Consejero de Sanidad una frenética carrera por construir hospitales. Se construyen 8 en esta legislatura que se completarán con otros 4 en la siguiente. Muchos más de los prometidos en su programa electoral. Aún tiene que abrirse otro hospital más.

– Los nuevos hospitales, de tamaño mediano, son, o bien pertenecientes a empresas privadas,  o de nuevas formas de gestión (gestión privada de titularidad pública). La excepción es Puerta de Hierro, gran hospital que, simplemente, sustituye al viejo edificio de la Clínica Puerta de Hierro.

– En la segunda legislatura, el consejero Güemes, lanza la idea de “una nueva estructura” y con ella la libre elección de médico y el área única. La idea recibe una importante contestación por parte de los profesionales de atención primaria, pero sale adelante. A la par, comienzan los contactos con la iniciativa privada. La sanidad madrileña como oportunidad de negocio.

– En esta tercera legislatura, en el contexto de una gran crisis económica, se plantea el llamado plan de garantía de la sostenibildad del sistema sanitario público de la Comunidad de Madrid, se pretende privatizar 6 hospitales… los de nueva gestión, y reconvertir otros tres. Eso supone que el Hospital de la Princesa pasa a ser de alta especialización en patología de personas mayores y el Hospital Carlos III se convierte en hospital de estancia media. Además se externalizan todos los servicios no sanitarios. En atención primaria se plantea la concesión de la prestación de la asistencia sanitaria de Atención Primaria  de un 10% de los Centros de Salud, dando prioridad en su gestión a la participación de los profesionales sanitarios que quieran constituir sociedades.

Mi interpretación (buena parte de ella oída a otros compañeros):

Habrá quien crea que no existe conexión entre todos estos acontecimientos, que son producto del devenir de los tiempos, de la crisis y de otras tantas cosas. Respetable.

En mi opinión, asistimos a la colocación de la última pieza de un puzzle iniciado hace mucho tiempo. El área única y la libre elección de médico consigue que la población diana de los nuevos hospitales pase de unos cientos de miles de personas en el mejor de los casos a los 6 millones de madrileños… de momento. El tamaño y organización de los nuevos hospitales (menos Puerta de Hierro) los vuelve especialmente útiles para patología sanitaria poco compleja y rentable. ¿Qué se hace con la patología más compleja? se los lleva a un centro especializado en ellos, en ancianos o pacientes de difícil resolución (La Princesa y Carlos III). Esos hospitales se convierten así en el desagüe de los nuevos hospitales. Los hospitales públicos seguirán haciéndose cargo de lo complejo y costoso… por el momento. Así luego, se presentan las cuentas del Gran Capitán y se dice que las camas privadas son más baratas que las públicas. Es muy difícil saber que ofrece mejores resultados si la gestión pública o la privada. Los datos disponibles (la pregunta es compleja) afirman la superioridad de los resultados en salud de la publica sin costos distintos.

¿Y la primaria qué? pues la primaria lo mismo. Veremos si acaba por imponerse un modelo como el catalán pero express (llevan 17 años para 16 centros de salud gestionados  y aquí pretendemos más de 25 de golpe) o tipo Alzira. Se sabe que no se controla el hospital, sin controlar la puerta de entrada, la primaria. No se puede sostener que el modelo actual de atención primaria de Madrid está agotado. El nuevo modelo aún no está implantado, no tiene ni dos años de vigencia. Si así fuese, exigiría la reprobación de sus promotores y gestores. Simplemente, hace falta otra cosa para que todo cuadre.

En mi opinión, la crisis sólo ha acelerado el proceso, nada más. Esto estaba planeado hace mucho. No es en sentido estricto un problema de dinero, lo es de ideología, de una forma de entender la asistencia sanitaria.

Esta no es la única solución, ni es inevitable. Hay alternativas, seguro.

José Luis Quintana, médico de familia.


Solicitud de información: a propósito de un caso

julio 20, 2011

El pasado 29 de abril, con el título Pídeme lo que quieras, se trataba en este mismo blog el tema del “Procedimiento de solicitud de explotación de información sanitaria”, a raíz de la implantación del nuevo programa AP-Madrid.
En todo centro de Atención Primaria que se precie y más si se trata de un centro docente, se necesita con cierta frecuencia disponer de información rápida y fiable sobre datos contenidos en las historias clínicas de los pacientes atendidos. En ocasiones, para evaluar actividades realizadas, en otras, como punto de partida para la puesta en marcha de proyectos o simplemente como trabajo de investigación (imprescindible en el programa de formación de residentes y en el de acreditación para la docencia de los tutores).
Toda esta explotación, que antes se realizaba con mayor o menor fortuna en el propio centro y por los propios profesionales interesados (ya sabéis: búsquedas rápidas mediante OMI-EST, en ocasiones simplemente de tanteo), ahora debe seguir un complejo sistema de notificaciones y autorizaciones, tal y como se indica en el diagrama adjunto.


Pues hete aquí que todo ese conjunto de flujos y flechas que, a priori, parecía lento y farragoso, en la práctica LO ES:
En nuestro centro, acreditado para docencia postgrado de residentes de Medicina Familiar y Comunitaria y enfermería y “beneficiado” con el programa AP-Madrid desde marzo de este año, tenemos cierta tradición en realizar estudios de evaluación sobre nuestra actividad, con el objeto de detectar posibles déficits y plantear acciones de mejora. Pues nada, este año habían cambiado las reglas y había que adaptarse, así que nos pusimos a ello. Siguiendo las indicaciones del manual de procedimiento y tras obtener el correspondiente impreso e identificar a la persona que debe autorizar la petición, solicitamos una información concreta y aparentemente sencilla (el listado de pacientes con diagnóstico de diabetes mellitus asignados a nuestro equipo) al responsable pertinente. He de decir que ya nos escamó el hecho de que en el propio documento de solicitud se indique que “se recomienda solicitar la información con un mes de antelación”.
Pues el caso es que, no sé si porque es verano y el personal está de vacaciones o porque el sistema no está engrasado, llevamos casi mes y medio esperando la información solicitada, con algún mensaje electrónico de recordatorio de por medio. No sabemos cuanto falta para recibir la información, pero ya sólo nos queda rezar para que cuando nos la envíen, ésta sea correcta y se ajuste a lo que necesitamos, porque como haya que empezar de nuevo con el ciclo propuesto mucho me temo que nuestros residentes terminarán sus trabajos de investigación cuando consigan el grado IV de carrera profesional 😉

Raúl Sánchez González
EAP San Blas
Parla. Madrid


Viejos problemas y viejos cuentos

mayo 11, 2011

Ayer leí en la prensa esta noticia:

Coincidió con que nos visitaron lo nuevos R1, a los que explicamos nuestra actitud en la moratoria docente.

Se me vino a la cabeza el viejo artículo de British Medical Journal, The Gatekeeper and the Wizard: a fairy tale. Para los que como yo, teneis un inglés manifiestamente mejorable, la tenéis traducida en un montón de sitios. Por ejemplo aquí (tomado de atención primaria: 12 meses doce causas).

Es una lectura obligatoria, conocida por casi todos los que peinamos canas, que deben conocer las nuevas generaciones, porque conserva todo su valor.

Suelo decirles a los R1, que la primera cosa  que fastidia cuando eliges medicina de familia, es explicarle a tu abuela la especialidad que has cogido.

Más facil de entender es que, una barca en la que sólo se rema en un costado, no avanza, gira sobre sí misma.

José Luis Quintana, médico de familia.


Totum revolutum? Non, gratias.

noviembre 9, 2010

Leo una interesante entrada en el blog de Eduardo Calvo, “Un tutor en el desván” en que pide la creación de Servicios de Medicina de Familia y se queja de esta cosa  docente multiprofesional que estamos inventando en Madrid.

Me he acordado de que el otro día nos presentaron a la nueva técnico de salud como parte de “Unidad Docente Multiprofesional de Asistencia Familiar y Comunitaria“. Debe ser (y digo de be ser porque no lo sabemos) que han decidido meter en el mismo saco toda la formación. No es que no queramos nada con nadie, es que las nuevas direcciones asistenciales de Madrid pueden tener 25 residentes por promoción (100 residentes en total) y creemos imprescindible que conserve su propia estructura que, si algo debería es fortalecerse y no disolverse en la docencia de los demás.

En fin, que la especialidad de medicina familiar y comunitaria (nada de asistencia familiar y comunitaria) no está para experimentos, como dice mi amigo Eduardo. Añado yo que si quieren experimentar con alguien tienen a todos los directivos, llevan experimentando con ellos tiempo suficiente para que hayan acreditado su resistencia 😉

José Luis Quintana, médico de familia.

Disculpen los que saben latín (en sentido literal y no figurado) si el título no es latín del bueno… se hace lo que se puede.


Necesitamos…

abril 25, 2010

Estaba tentado de escribir una entrada que reflejara las enseñanzas de la elección de plazas de MIR de este año (que se parece tanto a la de otros años) pero… ya(1) estaba(2) hecho(3) y bien hecho en los tres casos. Me vino a la cabeza una idea que me repito de vez en cuando: los médicos de familia somos un colectivo muy llorón que, en vez de sentirnos seguros de nosotros mismos y de nuestro relevante papel social, nos pasamos la vida lamentándonos y esperando a que algún gerifalte, viéndonos tan compungidos, nos dé lo que creemos merecer. Esto no sucede porque hay muchos intereses en contra, mucho torpe en los despachos y además, en este país, con escarbar un poco aparece Atapuerca.

En este punto, recuerdo dos lecturas que enseñaron dos amigos:
La primera la de Vicente en su Supositorio que refleja el Manifiesto de los Médicos Generales ingleses:
.
“El núcleo de la medicina de familia es la relación con los pacientes. Nosotros ofrecemos cuidados a lo largo de la vida. Los pacientes desean la atención personalizada de un médico que les conoce y ellos conocen. Es la mejor y más rentable manera de prestar servicios de salud. El coste la atención de un GP todo un año es menor que el coste de un día de hospitalización. Más del 95% de los contactos en el Sistema Nacional de Salud se producen en atención primaria. Cada día se producen más de un millón de consultas con los GP. Una atención primaria fuerte es lo que los pacientes necesitan y quieren, es el camino a seguir”.

” Más tiempo del GP con sus pacientes: El envejecimiento de la población significa que más pacientes necesitarán cuidados prolongados y más complejos. Eso provocará la necesidad de más tiempo de sus GP para comentar su cuidado y las distintas opciones de tratamiento. Llamamos la atención para que la consulta media entre un paciente y su GP sea incrementada.”

” Mejor acceso a las “terapias habladas”: Los pacientes con depresión y ansiedad deberían ser mejor ayudados a través de un mejor acceso a las terapias psicológicas. Llamamos la atención para mejorar el acceso a las “terapias habladas”, incluyendo la terapia cognitiva conductual para adultos y niños”.

La segunda la de Sergio y su Gerente Demediado donde habla de las joyas de la Corona Británica desde las reflexiones de New England (traducido al español “a pachas” entre Google y servidor):
.
Entonces, ¿qué pueden aprender los Estados Unidos del NHS? La joya de la corona del NHS es la fuerza de su atención primaria y su médico de familia. Estos médicos, altamente entrenados, contribuyen a la salud de Gran Bretaña, centrándose en la salud de la persona en su totalidad, en lugar de en un solo órgano, la prevención haciendo hincapié en la salud de detección, lo que debería reducir la esperanza de diferencia de vida entre ricos y pobres, en la actualidad cerca de 13 años en Gran Bretaña ; en calidad de guardianes, que controlan los costos al referirse sólo los pacientes que realmente requieren especialista en la opinión de uno, ya que el 86% de las necesidades médicas pueden ser manejados en la comunidad, y proporcionar la continuidad y la coordinación de la atención acompañando a los pacientes en el cuidado de la salud. Como resultado, los pacientes del NHS tienen gran confianza en sus propios médicos, que permite a los médicos generales para absorber el riesgo de diagnóstico y así reducir las hospitalizaciones, el exceso de las investigaciones, y la prescripción inadecuada, así como a mejorar la atención de anticipación y mejorar la satisfacción del paciente y los resultados de salud.
En los Estados Unidos, en cambio, la atención primaria es un área de relativa debilidad que hay que abordar para que las actuales propuestas de reforma para el cuidado de la salud sean viables…

En fin, que parece mentira que en unos sitios caminen tan anchos y aquí vayamos entre duelos y quebrantos, cuando realmente tampoco están tan lejos -en todos los sitios cuecen habas-.

Necesitamos la unidad de acción de las sociedades científicas: hablar con una sola voz. Esto exige que cada sociedad de primaria entienda el peso que tiene (para esto es bueno ser gordo 😉 ) y a la vez que se renuncie a vedettismos absurdos. Entre bomberos no nos pisamos la manguera.

Necesitamos entrar en la universidad. Me producen cierta dentera las cátedras o departamentos esponsorizados, porque luego nos va a costar un imperio explicar algunas cosas pero… necesitamos que los estudiantes sepan que existimos y lo que significamos

Necesitamos saber que somos importantes y que mientras seamos conscientes de nuestro papel en la sociedad y estemos de parte de los pacientes (a veces, en la sobrecarga asistencial, pensamos que son nuestros depredadores y nos equivocamos radicalmente), somos imprescindibles para el sistema.
.
Necesitamos no pedir, exigir, en el tono más firme posible aquellas cosas que necesitamos para dignificar el trabajo: la desaparición de la burocracia, un presupuesto razonable…
.
Necesitamos hacer caer al próximo gestor torpe que nos quiera ningunear o decidir sobre nuestras cosas sin contar con nosotros y que conste en acta.
.
Necesitamos, en fin, tomarnos a nosotros mismos en serio. No podemos esperar más. No es cosa de que el presidente de tu sociedad haga, es cosa que todos hagamos.
.
Necesitamos algunas cosas más pero, en este momento, me parecen menores.

José Luis Quintana, médico de familia.

P.D.: No he metido a los pediatras de atención primaria en todo este asunto por respeto pero… les pasa algo, en mi opinión, muy parecido