De prodigios, nada de nada: AP-Madrid es un desastre

junio 9, 2010

Esta es la carta dirigida por los compañeros del equipo de Pavones, en el área 1 de Madrid, tras la implantación de AP-Madrid

Los abajo firmantes, miembros del C. S. Pavones, en el Area 1 de Madrid, quieren hacerle llegar su malestar por el mal funcionamiento del programa AP Madrid que se instaló en este Centro de Salud el 23 de mayo del 2010.

Este Centro de Salud lleva años informatizado con OMI-AP siendo una herramienta fundamental en nuestro trabajo,  de manera que todos los actos clínicos y administrativos se registran informáticamente y pueden ser consultados por cualquier miembro del Centro para poder realizar una atención coordinada  a nuestra población de referencia: cerca de 20 000 pacientes del distrito de Moratalaz. Este programa ha funcionado a la perfección y nos ha permitido,  realizar las tareas con enorme rapidez y sin  fallos.

El nuevo programa instalado NO funciona adecuadamente, es LENTÍSIMO, produciendo demoras continuas en la atención de nuestros pacientes, provocando su enfado y el nuestro.  Por lo demás, como ya intuimos en su día, el programa NO aporta, en lo que a la atención a los pacientes se refiere,  ninguna mejora respecto al anterior.

No se ha incorporado la petición y recepción de analíticas al programa, que nos obliga a salir del mismo,  conectar con el Hospital Gregorio Marañon e introducir, cada vez que cambiamos de paciente, no solo nuestros datos de acceso, sino también los del paciente,  para después volver al AP Madrid y realizar nueva petición de analítica, que nos permita introducir los resultados y dejar constancia en la Historia Clínica del paciente,  si es que aún te queda tiempo.

En resumen: TODOS los procesos son más lentos, con más pasos, con más opciones, más clicks, menos velocidad en cada cambio de pantalla, entorpeciendo la consulta y la atención al usuario.  La gestión de una cita,  la solicitud de una prueba diagnóstica, la utilización de un protocolo clínico, la generación y el registro de una analítica, la prescripción de un tratamiento, el registro de una actividad preventiva, la emisión de una incapacidad  temporal,  se hacen interminables, alargando innecesariamente cada una de las consultas , el tiempo de espera  y produciendo largas colas tanto en las consultas como en el área administrativa.

Esto está afectando a la adecuada atención a los pacientes tanto en los aspectos administrativos como de atención clínica, dado que los profesionales no podemos trabajar en condiciones de calidad mientras que el sistema,  que nos debería ayudar en esta atención,  lo que hace en realidad es entorpecerla  e incluso impedirla.

Sabemos, por otros centros, en los que se ha instalado AP Madrid, que esto no es un problema de los primeros dias,  sino del día a día de los mismos desde hace semanas, y que no está relacionado con el mayor o menor conocimiento del programa,  puesto que es una aplicación visualmente muy similar al anterior.

Por todo ello, además de hacerle llegar nuestro ABSOLUTO RECHAZO por esta situación,  le solicitamos FORMALMENTE, que, dado que se demuestra que el Sistema NO está funcionando de forma adecuada,  se nos vuelva a permitir trabajar en el programa  anterior, el OMI AP, hasta que TODOS los problemas que tiene el actual se resuelvan. En espera de que se adopte esta medida lo antes posible.

En Madrid, a 4 de junio del 2010
EQUIPO C. S. PAVONES

Ahora esto ya es cosa mía:  Consejero, no se crea lo que le cuentan, localice a los responsables y pare esta sinrazón.

José Luis Quintana, médico de familia.


En mi centro se hace así (3): consulta telefónica

mayo 18, 2010

En C. S. El Greco estamos convencidos de que la consulta telefónica tiene muchas más ventajas que inconvenientes. A saber:

  • Es sentida por el paciente como un servicio de calidad y proximidad: por teléfono todo es amabilidad.
  • El gestor ahorra recursos (esta consulta no suele originar recetas ni derivaciones) y mejora sus estadísticas de satisfacción.
  • El profesional sanitario (nosotros, vamos) soluciona muchos problemas a distancia, en poco tiempo y sin necesidad del desplazamiento del paciente (hay que evitar que la visita al médico sea una rutina en el paseo diario, como el ir a la panadería), previniendo así además el temido “poyaque” (pues-ya-que estoy aquí…)

Nosotros hemos organizado el circuito teniendo en cuenta las siguientes premisas:

  1. Las consultas de médicos y enfermeras tienen que tener línea de salida abierta de teléfono.
  2. Las consultas telefónicas a demanda (también las hacemos concertadas) no pueden suponer una interrupción con llamadas de la consulta presencial.

Y lo hemos organizado de la siguiente manera:

  • Tenemos un acto de cita en OMI que se llama TEL / CONSULTA TELEFÓNICA que utilizamos tanto para las demandadas como las concertadas.
  • El paciente pide hablar por teléfono con el médico o la enfermera, la administrativa cita al paciente que quiere hablar con nosotros en un hueco de nuestra consulta o bien fuerza la cita y le cambia la denominación original de la cita a TEL. En el campo observaciones de la citación anota el n.º de teléfono al que debemos llamar para contactar con el paciente y el motivo, si quiere darlo. Se le informa de que, aproximadamente a la hora de la cita, maomeno, le llamará el profesional.
  • Nosotros, en nuestra consulta, cuando toca cit telefónica, marcamos el número y comunicamos con el paciente, anotando en su historia clínica lo que sea conveniente. Es decir, que le damos entrada en la aplicación informática como una cita presencial, pero únicamente hablamos.

Con este circuito entendemos que también gana un profesional clave: la administrativa de citaciones, pues la solicitud de cita telefónica se trata así como una petición de cita más, y no hay que estar buscado al médico o a la enfermera por las consultas, interrumpiendo lo que están haciendo y oyendo sus respuestas malhumoradas cuando, por fín , cogen el auricular.

La verdad en que tenemos la sensación de que muchas consultas telefónicas evitan consultas en persona.

En los últimos 12 meses, el equipo de mañana, en el que trabajo (5 MF, 2 pediatras y 6 enfemeras), realizó 3071 consultas telefonicas citadas (recuento de actos TEL), lo que supone un promedio de 1,83 consultas telefónicas/cupo/día (rango 3,2 – 0,9). Ambos cupos pediátricos superaron la media.

Por cierto, que además de para otros múltiples fines, las consultas telefónicas concertadas pueden emplearse para informar de resultados de pruebas complementarias y gestiones de ese tipo que pueden evitar consultas burocráticas.

Hoy estoy positivo 🙂

Manolo Merino Moína, pediatra de cabecera


Desinstalando al jefe

marzo 28, 2010

Microsoft acaba de lanzar una campaña de defensa de su Office llamada “Desinstalando al jefe”, que parte de la idea de que no siempre la culpa es de la herramienta.

A lo mejor conviene hacer algo de memoria…

De cómo se hizo la versión 6 de OMI:
Es cierto que cuando OMI llegó a su quinta versión ya era un programa desarrollado y maduro, pero la versión 6 introdujo cambios importantes de aspecto y de funcionamiento interno. Como hemos dicho antes nuestro centro pilotó las modificaciones. ¿Por qué lo hicimos? Pues porque…

– Creíamos en el proyecto.

– Nos pareció que quién mejor que los usuarios (los que lo usan a diario pasando consulta, no los jefes) para decir cómo debe ser el programa.

– Se nos dio línea directa con desarrolladores y programadores para corregir errores y solicitar mejoras, que se hacían sobre la marcha. Nos reuníamos periódicamente con ellos y nos explicaban las dificultades de algunas cosas que proponíamos y la mejor forma de solucionarlas. Cuando a todos nos pareció que estaba suficientemente bien -no perfecto, pero sí bien- se implantó en el resto de los centros e incluso recuerdo que colaboramos presencialmente al cambio en otros equipos que no lo conocían. Todos remábamos en la misma dirección y la implantación de la versión 6 fue indolora y, en general, muy bien recibida.

De cómo se implanta AP-Madrid:

Llegaron nuevos tiempos. Se decidieron grandes cambios y se explicó a los mandos intermedios que quedaban “al margen de los cambios” porque “es de manual” que en el cambio de estructura no participa la “vieja estructura”. Las decisiones se toman en un lugar alejado, sin contar -aunque es por su bien- con los usuarios: el absolutismo sanitario. El programa no responde a las necesidades de los que lo utilizan (hace lo mismo pero más despacio y con errores), sino de los jefes (libre elección, área única…), para conseguir que se repare algo se pide que se rellenen papeles y… que ya se arreglará… o no. Los que quieren ayudar claman sin éxito.
A mí también me parece “de manual” y EFQM 😉  que esto no va a salir bien. ¿Habrá que desinstalar software y responsables?

José Luis Quintana, médico de familia.


Abundio (AP-Madrid) no funciona: OMI o bOLI

marzo 24, 2010

Pegamos a continuación la carta remitida por los compañeros del Área 11 de Madrid (CS San Andrés) a los responsables ¿? del Servicio Madrileño de Salud, a propósito del naufragio de AP-Madrid. Tomado del Grupo de Afectados por la aplicación AP-Madrid:

Estimado Sr./Sra.:

Desde primeros de marzo de 2010 tenemos implantado para nuestro
trabajo diario la aplicación informática AP Madrid. Aunque nos han
informado de forma repetida que la versión actual (creemos que la nº
60) supone mucha mejoría respecto a las versiones iniciales, creemos
que sigue siendo una versión en desarrollo. Por un lado da muchos
problemas técnicos, interfiriendo de forma muy notable la atención
diaria a los pacientes y que está provocando mucha tensión en los
trabajadores. Por otro lado, puede ocasionar graves problemas de
praxis médica que nos pueden ocasionar problemas legales.

Nos referimos en concreto a aspectos como la obligatoriedad de
transcribir posologías que no son reales y que pueden provocar
equívocos en los enfermos; marcar pautas desayuno, comida y cena en
fármacosque precisan dosificación horaria, impresión de recetas que no
corresponden a la prescripción realizada.

Los ajustes técnicos  que se están realizando para la incorporación
de otros temas como la Libre elección de médico o Área Única, se hacen
durante la jornada habitual de trabajo, dejándonos sin posibilidad de
acceder a la historia clínica del enfermo ni realizar las tareas
habituales (recetas, PICs…)

Existen sistemas informáticos que permiten una gestión más rápida y
efectiva de la que nos ofrece AP Madrid. Se ha optado por un sistema
que ya está técnicamente superado (múltiples confirmaciones para cada
tarea) y que no mejora la anterior herramienta de trabajo.

Mientras se solventan todos estos problemas y se desarrolla una
versión al menos igual de efectiva que OMI, solicitamos permitieran
continuar trabajando con OMI en toda su extensión y que se paralice el
proceso de implantación en otros centros de salud para que otros
compañeros no tengan que sufrir los problemas que estamos padeciendo
en nuestra labor diaria.

Apúntese una nada más llegar, consejero: suspenda la implantación y busque a los responsables.

José Luis Quintana, médico de familia.