En mi centro se hace así (2): las mamografías del DEPRECAM

mayo 13, 2010

DEPRECAM: programa de detección precoz del cáncer de mama de la Comunidad de Madrid, nacido del acuerdo con la Asociación Española Contra el Cáncer. Las mamografías  se hacen en un autobús diseñado al efecto, el mamobús (hay que buscar al que lo bautizó y darle… una colleja). Una vez informadas con el sistema de codificación BIRADS (Breast Imaging Report and Database System), se notifica por carta a la paciente y al centro de salud, al que además se remiten las mamografías. El propio protocolo del DEPRECAM vuelve a citar a las pacientes que precisan nuevos estudios  de imagen o les da las citas en las unidades hospitalarias correspondientes.

En nuestro centro, la enfermería ha asumido la totalidad de las actividades preventivas de cada paciente, por lo tanto se sigue el circuito descrito en el gráfico y entre administrativos y enfermeros se “ventilan ” las mamografías.

Esto es un ejemplo de cómo todos, desde nuestros puestos, trabajamos por la salud de los pacientes.

José Luis Quintana, médico de familia.

P.D.: No es objetivo de esta entrada valorar la utilidad de la mamografía como método de cribado ni la organización del DEPRECAM; solo de la organización del trabajo en equipo. Tengamos la fiesta en paz 😉


No

febrero 28, 2010

Con click se amplían la imágenes

Yo ya lo digo: soy partidario de hacer a estas cosas el caso que merecen. Con lo bien que se portan con nosotros, que menos que colaborar como se debe.

El suyo que lo es.

José Luis Quintana, médico de familia.


Y ahora, los justificantes

julio 23, 2009

Tal y como dije en una entrada anterior, quedan por ver las recomendaciones sobre justificantes. Dice la recomendación* :

  • La emisión de justificantes de asistencia a las propias consultas médicas del Centro de Salud, debe realizarse en las propias consultas y no en las Unidades Administrativas; salvándose con ello la dificultad de la Unidad Administrativa de confirmar la asistencia o no a la consulta de los pacientes citados y, sobre todo, poder hacer constar en el justificante la hora de salida de la consulta. Se adjuntan dos modelos de plantilla de OMI como referencia.


  • Para justificar la asistencia o estancia de un ciudadano en un centro de salud por otros motivos, por ejemplo por extracciones para analítica o para la realización de un trámite administrativo, se aconseja la emisión de justificantes ya sea por los Auxiliares de Enfermería o en la Unidad Administrativa (el paciente ha asistido al Centro exclusivamente), también a través del uso de una plantilla OMI (se adjuntan modelos).


*Por cierto, este documento parece una propuesta, pero no sé cómo llamarlo porque no tiene ni membrete, ni firma, ni na de na.

Vamos a ver:

  1. Cualquiera que haya ido a un hospital, sabe que el médico no justifica la asistencia a la consulta. ¿No lo podemos copiar?
  2. ¿Una extracción sí se puede justificar en el área administrativa, pero la consulta del médico no?
  3. Los pacientes necesitan un papel que diga que han estado en el centro. Papeles que carecen de un valor legal, son “justificantes” para las empresas. Si queremos verdaderas certificaciones, habrán de hacerse en certificado médico oficial y cuando el paciente acredite suficientemente su identidad (a lo mejor hay que hacer pruebas de ADN :-)). “No, es que en mi empresa lo quieren con flores de colores y hora de salida”. “Mire, aquí se justifica la asistencia así”. Se tendrán que adaptar las empresas a nosotros y no al revés, que nosotros no damos servicio a empresas, sino a pacientes. Yo no soy policía para perseguir si el paciente se cita, viene su padre y luego él va al mostrador y pide…
  4. OMI permite comprobar si el paciente ha entrado y salido de la consulta (si el médico ha pulsado el botón de “entra en consulta” y luego sale de las historia) y con hora. En fin, parece una seguridad razonable. ¿Y si me engañan, y no es el paciente, es su vecino y, mientras, el paciente atraca un banco? Pues si comete un delito, que lo aclare la policía. Si no, habrá que tratar a todos como sospechosos de delincuentes. Habrá que dar un papel como los de los juzgados “comparece ante mí quien dice llamarse… que asegura haber estado en…” y resuelto el problema.


Cualquier cosa antes de decir que los justificantes del médico los hace éste en consulta, eso sí, en las dichosas plantillas de OMI: cuando quiera decir gilipollez, diga plantilla. Las plantillas de OMI no se han hecho para esto, pero, claro, para entenderlo hay que haber estado en una consulta de centro de salud algo más de tres cuartos de hora en los últimos 10 años o como poco haber oído de primera mano el “lamento del asistencial”.
Finalmente, y con ánimo de hacer una aportación del mismo tenor intelectual que la del documento, ahí va mi propuesta: una foto tomada con el móvil del ciudadano en cuestión, en la puerta de la consulta del médico, con un periódico gratuito del día.

José Luis Quintana, médico de familia


Casa de Citas

mayo 30, 2009

Hay cosas de esta casa que no acabo de entender. Es muy común que un paciente entre en la consulta del médico y diga: “Vengo a quitarme unas grapas”, “Vengo a tomarme la tensión”, “¿Me toca la vacuna del tétanos?”… Hace poco, un paciente me pedía que le citara los análisis del especialista 😦
Esto se debe a que las unidades administrativas, hijas de las mesas donde se daban números, son lugares de cita. El paciente pide cita y se le da, sin más. Hasta OMI-AP (nuestro abandonado OMI) selecciona por defecto la agenda del médico. Si en lugar de eso, fuesen centros de gestión de cita, no sucedería esto.
Si a un paciente, en vez de preguntarle si quiere cita para la consulta, se le dijera: “Dígame, ¿qué necesita?” o “¿Me puede decir qué le pasa?”, le podrían responder entonces:  “Mire, le cito con la enfermera y le quita las grapas. Si hay algún problema, ella hablará con el médico”. Cuando yo llamo al dentista, la persona que coge el teléfono me lo pregunta, y yo se lo agradezco.
Lo que ocurre es que esto tropieza con la negativa de muchos auxiliares administrativos, con la falta de costumbre de los pacientes y con la manida historia de la confidencialidad (sin problemas para leer interconsultas o solicitudes de exudado vaginal, por poner algunos ejemplos).
Así que… en vez gestión de citas, en la sanidad madrileña se propone: cita por Internet y call-center, con plan de “normalización” de agendas (todos con una agenda uniforme, mala y antigua, pero uniforme). Filtro, ninguno, que llegue a la consulta todo lo que sea, pero, eso sí, a la del médico.
Nuestros gestores y muchos administrativos deberían caer en la cuenta de que citar, puede citar una máquina, pero gestionar la cita sólo pueden hacerlo los administrativos que dan verdadero valor añadido. Gana el paciente y ganan los profesionales.
Lo dicho, somos una casa de citas.
José Luis Quintana Gómez
PD.- Atención a cómo ayuda el público a Miguel Ríos con las citas…