Arrieritos somos

diciembre 30, 2011

Definitivamente se ha abierto la veda del empleado público (mal llamados funcionarios)… Que si tenemos trabajo fijo (por oposición), que si trabajamos poco, que faltamos mucho al trabajo, que si somos unos privilegiados, que sobramos muchos, que España es imposible que levante cabeza con este número de funcionarios… en fin, lo de todos los días.

En lo personal, no tengo inconveniente en asumir mi parte de la tarta (dicho sea de paso, que yo no la encargué) y, por lo tanto, asumo que un año se congele y otro se baje mi sueldo -que no quiero comparar con países de nuestro entorno y nivel- que me aumenten las horas que trabajo y que me suban los impuestos. Ya sé, “soy un privilegiado” y lo tengo que llevar con religiosa resignación. Agradecería sinceramente que se esculpiese en piedra mi sacrificio, porque estoy seguro de que, cuando la economía remonte, no me compensarán por esto.

Hoy me ha llegado la reforma de la prestación por incapacidad temporal, que queda así:

  • Del primer al tercer día, ningún tipo de retribución.
  • Del 4º al 20º, el 60% de la base de cotización (más de 1.500 euros inferior al salario real).
  • Del 21º en adelante, el 75% de la base de cotización.

No sé bien echar las cuentas, pero del 4º al 20º cobrarás menos de la mitad del salario y del 21º en adelante, un poco más de la mitad (pido disculpas si hay error). Todo lo demás vale, ESTO ES INTOLERABLE.

Ya lo he dicho, persigan “a sangre y fuego” a los cuentistas, los rentistas y los tramposos. Como todo en esta vida, si se quiere, se puede. Pero, en medio de todo esto, van los enfermos. Los cuentistas, los rentistas y los tramposos podrán elegir entre renunciar a su desvergüenza o perder mucho dinero. Los enfermos, los verdaderamente muy enfermos, están condenados a perder mucho dinero. Los del morro de las algias irán a trabajar (dando así la razón a los que nos critican). El que tenga gripe irá a trabajar con paracetamol, realmente no es gran cosa, aunque no sé si me gustaría saber que mi cirujano cardíaco me opera así. Pero el operado de cáncer de colon o al que le ha dado un ictus le condenan a enormes apuros económicos.

Sinceramente, creo que esta medida va ahorrar mucho dinero, pero a la vez condenando  a los gravemente enfermos y, probablemente, con muchos años de oficio a sus espaldas, a pasarlas canutas. Tiene que haber formas más dignas y menos ruines de perseguir a los sinvergüenzas y de cuadrar las cuentas.

No debe quedar así. Arrieritos somos y en el camino nos encontraremos.

Feliz 2012 y mucha salud.

Documento completo aquí.

José Luis Quintana, médico de familia.


En un pupitre, como los blancos…

septiembre 26, 2011

Esta semana han venido al centro las R-1, todo mujeres. El día 14, se decidió el fin de la que llamamos moratoria docente. Lo hemos hecho confiando en los planes de la consejería: promesas muchas, realidades veremos… La verdad, es que nunca tuvimos ganas de lío y menos de que lo pagaran los residentes, pero era evidente que algo había que hacer. En el fondo hemos confiado en sus promesas… esperemos no arrepentirnos.

Estábamos reunidos en la biblioteca del centro, explicándo que los libros que tenemos son antiguos, casi de adorno, y que hoy se estudia en internet. De repente nos dicen ¿teneis acceso a UpToDate? Pues, NO. ¡Ah! pues en el hospital TODOS. Se te queda una carita… 😦

No digo más porque no hace falta.

José Luis Quintana, médico de familia


Recuperando el placer de ser pediatra

junio 19, 2011

Hace ya muchos años que inicié mi profesión de pediatra en la Comunidad de Madrid. El trabajo ha sido agradable, desde el punto de vista profesional y personal, hasta hace unos 6 o 7 años en que las cosas empezaron a cambiar paulatinamente, empeorando el ejercicio de nuestra bonita profesion.Pediatras emigrando

Este cambio fue mucho más marcado cuando cambié de la antigua Área 8 a la 3. En esta última, a mi juicio, el respeto por el profesional era muy escaso, haciendo el día a día cada vez más dificil. El trabajo a contrarreloj, con consultas masificadas, sin tiempo para otro tipo de actividad que no fuese la asistencial, y con horarios difíciles de compaginar con la vida personal, hizo que muchos compañeros se planteasen buscar otros lugares de trabajo donde las condiciones laborales fuesen más agradables. Así se inició la emigración de pediatras bien formados, vía MIR en su mayoría, a otras comunidades autónomas, siendo las más beneficiadas las provincias límitrofes con Madrid. Yo he sido una de esas pediatras y, aunque no llevo mucho tiempo en mi nuevo destino, en solo unos pocos meses puedo decir que estoy recuperando el placer por mi profesión. El poder realizar el trabajo con tiempo, con cupos de pacientes razonables, con personal de enfermería dedicado casi exclusivamente a la poblacion infantil, en horarios razonables para los pacientes y profesionales, con suplencia de las ausencias de los compañeros cuando es posible… en fin, medidas que facilitan el poder realizar el trabajo diario con gusto y dedicacion. Medidas que los profesionales sanitarios de Madrid llevamos reivindicando desde hace mucho tiempo sin éxito, de modo que las condiciones de trabajo de los pediatras madrileños, lejos de mejorar, cada día empeoran más.

La sensación que tengo tras este cambio de comunidad es que he dejado de ser una profesional que se dedicaba solo a “apagar fuegos”, para volver a ser PEDIATRA.

Begoña Rodríguez-Moldes Vázquez, pediatra, C. S. Alamín. Guadalajara.


La letra pequeña de la satisfacción

marzo 17, 2011

Ayer, el consejero, dio a conocer la encuesta de satisfacción de los usuarios de la sanidad madrileña.

Observe el atento lector la tipografía -fuente de mayor tamaño, negrita- dedicada a los resultados de hospitales y la que se dedica a atención primaria, de menor tamaño y sin negrita. Pelín escuálida. No se quién lo diseña, pero estoy seguro que Freud tendría alguna interpretación para esto. Los resultados se pueden ver aquí.

La satisfacción, como todos los años, es enorme con todo lo que hacemos pero… en atención primaria ha descendido 2 puntos desde el año pasado.

No lo entiendo, porque se ha puesto en marcha el nuevo modelo de atención primaria, que todos sabemos que es mucho mejor que el anterior. Los pacientes, que son unos desagradecidos 😉 .

José Luis Quintana, médico de familia


Internet en la consulta: una necesidad

octubre 5, 2010

Aunque parezca mentira, Internet no está disponible en todas las consultas de medicina, pediatría o enfermería.

Lgotipo de la campaña

Cuesta creerlo, pero es así.
Por ello, se ha puesto en marcha una iniciativa para reclamar el acceso abierto a la Red en las consulta médicas de España.

Su cara más visible es el blog Internet en la consultauna necesidad.

La iniciativa nos resulta muy cercana, porque ha partido de los profesionales, sobre todo de atención primaria, y porque sabemos de lo que hablamos, entre otras cosas, porque el promotor es uno de los que escriben a menudo en este mismo blog, pediatra para más señas.

Lo que se pide parece sencillo, pero no lo es tanto, como puede comprobarse en el análisis de la situación actual que puede consultarse en el blog, porque siempre hay alguien dispuesto a poner puertas al campo. El mapa de las restricciones es variado y, aunque algunas comunidades autónomas aparecen entre las que permiten el acceso libre, siempre hay algún cargo intermedio que está dispuesto a dejar su sello y echar el candado por su cuenta, como ocurre en el Área 3 de Madrid 😦

Invitamos a cualquiera que lea esto y quiera saber más o que esté pensando en apoyar la propuesta que visite el blog:
Internet en la consulta: una necesidad; los más beneficiados serán los pacientes.

Atensión Primaria


Nombres para el software sanitario

marzo 22, 2010

En el festival de reuniones de presentación de nuestra consejería hemos conocido el nombre de muchos programas. Los propios de primaria: OMI-AP, AP-Madrid y e-SOAP. Hemos podido ver que los que se relacionan con los hospitales suelen tener nombre mitológico: Selene, Horus, Panacea (pelín pretencioso). No me parece justo, no lo debemos consentir, necesitamos nombres mejores para nuestros programas. Propuestas para AP-Madrid:

Mefistófeles, el Maligno.

Chotis, siguiendo la línea de los localismos que ha cuajado en el suelo patrio.

e-Churro, también madrileño, muy descriptivo y además con la “e” que tanto se lleva.

Abundio (mi preferido), a decir de mi abuela, uno que fue a vendimiar y se llevó uvas de postre.

Se aceptan sugerencias.

José Luis Quintana, médico de familia.


Colaboración ciudadana

enero 25, 2010

La anterior entrada de mi amigo Manolo acerca del gasto farmacéutico tiene graves consecuencias para la organización y sobre todo para los pacientes que no quiero dejar pasar:

– El presupuesto asignado a mis pacientes se ha reducido en 93.000 euros respecto al año anterior sin cambio significativo de población.

– Echando cuentas, un paciente de mi consulta tuvo 128 euros para fármacos en 2009, pero uno de la consulta del piso de abajo 218. No quiero pensar en las diferencias que habrá en toda la comunidad. Podemos apelar al “total, da lo mismo…”; en ese caso sí, empieza a dar todo lo mismo.

En fin, que sabemos que hay gente inteligente y razonable en la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid pero… no sabemos el cargo que ocupan. Apelamos a la colaboración ciudadana para identificarlos.

José Luis Quintana, médico de familia.


NO A LOS INCENTIVOS POR INCAPACIDAD TEMPORAL (IT)

enero 16, 2010
A mis queridos Grecos agraviados.

Casi una mes después de cobrar (lo confieso, he cobrado) me he enterado porque yo sí y otros no. Intento explicarlo brevemente: se compararon los datos de IT en unas cuantas patologías (la mayor parte de traumatología,  un par de salud mental y la hernia inguinal) del último semestre de 2007 versus segundo semestre de 2008. La comparación por no complicar las cosas se hacía mediante indicadores de duración de la IT. Si no se reducía la duración, no corresponde incentivo. Se elegía a la mayor reducción de cada centro y se le asignaba  el incentivo máximo (1754 euros) y los demás cobraban por tramos que estaban en función del porcentaje sobre la citada mayor reducción.

Vaya por delante que no estoy en contra de la incentivación individualizada del buen trabajo. Me parece razonable retribuir mejor  el trabajo mejor hecho pero…
  1. Incentivar la redución pura y dura de la IT es de un dudosa ética.
  2. Nos enteramos de que habría incentivos de IT a finales de noviembre de 2008, luego las diferencias encontradas no se deben a la incentivación.
  3. Nos hemos enterado del detalle del procedimiento y cuantías cuando ya se ha cobrado.
  4. Los incentivos a la mejora penalizan siempre al que ya lo hacía bien cuando se decide medir el cambio.
  5. Con el mismo comportamiento, en centros distintos, se obtendrán distintos resultados.
  6. Las bajas de larga duración en una consulta  normal son pocas del total de bajas y en 6 meses aún menos. Las diferencias obtenidas de sucesos poco frecuentes en muestras de pacientes pequeñas (población laboral de una consulta de 1500-1750 durante 6 meses) pueden ser perfectamente debido al azar.
  7. Muchas de esas bajas prolongadas tienen que ver con las listas de espera de especializada y con la dificultad en el acceso a muchas exploraciones complementarias.
Por tanto, el incentivo es de dudosa ética, injusto y falto de criterio. Probablemente si se dedicase dinero a mejorar el acceso a determinadas pruebas se hubiese conseguido más. Que un R-1 pueda pedir una resonancia, y yo no, da idea de dónde hemos llegado. Se ha ofendido a estupendos compañeros de trabajo que se han sentido minusvalorados por este absurdo sistema de incentivación.
Por tanto, ASÍ NO, NO A LOS INCENTIVOS POR LA IT.
.
Si no saben, hagan el favor de preguntar.
.
José Luis Quintana, médico de familia.

¿Por qué lo llaman doblaje cuando quieren decir peonada?

noviembre 15, 2009

Por_que_ lo_llaman_espLas angustias producidas por el apocalipsis gripal no han hecho más que enseñarnos las debilidades. Una de las que ya se sabían, pero que se han remarcado, es la falta de médicos. En este modelo de atención primaria faltan médicos (y en el próximo también). ¿Cómo se pretende solucionar? Fácil, los que hay hacen su trabajo y el de los que faltan. En el caso de ser del mismo turno se le llama “reparto” y en el caso de ser a turno cambiado, “doblaje“. Esto se paga a 120 euros el día (a descontar impuestos que lo deja en torno a los 90).
Esto quiere decir, que puedes ver entre 25-30 (centros que tratan con cierta misericordia al “doblante”) o 40-50 pacientes (sin piedad ninguna) en el turno contrario. Sale a 3-4 euros el paciente y, además, descuenta impuestos y te pagas la comida o te la llevas: un chollo irresistible. Por eso hay tortas para doblar.

Entre los secretos mejor guardados de nuestro tiempo está la fórmula de la Coca-Cola y lo que se cobra en una peonada en un hospital (debe ser bastante variable) pero… tras mucho investigar y recurriendo a todas mis influencias, creo que una consulta de “preanestesia” se cobra a unos 15 euros el paciente que por 30 (centros misericordiosos) son 450 euros.

La verdad es que por mucho que lo reflexiono no encuentro la diferencia entre el doblaje y la peonada. Es un esfuerzo añadido para desatascar el exceso de trabajo, el equivalente a las horas extras. Pero ya lo decía Orwell en Rebelión en la Granja: Todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que otros. Luego, pasa lo que pasa en el MIR.

José Luis Quintana, médico de familia